Tesla da impulso a red de carga para reducir espera a 15 minutos

Tesla Inc. está renovando su red de carga para reducir a la mitad los tiempos de espera habituales ante el aumento de la flota del Modelo 3 y el desarrollo de infraestructura propia de competidores como Porsche. Después de duplicar la potencia en las estaciones y con el precalentamiento de baterías de vehículos de Tesla…

Tesla da impulso a red de carga para reducir espera a 15 minutos

Tesla Inc. está renovando su red de carga para reducir a la mitad los tiempos de espera habituales ante el aumento de la flota del Modelo 3 y el desarrollo de infraestructura propia de competidores como Porsche.

Después de duplicar la potencia en las estaciones y con el precalentamiento de baterías de vehículos de Tesla antes de llegar a una estación, los tiempos de carga se reducirán a aproximadamente 15 minutos, anunció el líder de los automóviles eléctricos en su blog. El despliegue de la red de supercarga V3 continuará hasta finales del año y permitirá la recarga del doble de automóviles cada día.

La primera estación Supercharger V3 que no es una versión de prueba comenzará a operar el próximo mes. Después de su despliegue en América del Norte, la tecnología llegará a Europa y la región de Asia-Pacífico en el cuarto trimestre, dijo la compañía.

La iniciativa elevará la capacidad de carga de la red de Tesla a 250 kilovatios, frente a los 120 kw, a medida que se construye una infraestructura de carga más rápida. Tesla se enfrenta a una oleada de competidores tradicionales que están preparando sus líneas de vehículos eléctricos. Estos fabricantes también están ganando terreno en el segmento de carga. Ionity GmbH, un consorcio de Volkswagen AG, Daimler AG, Ford Motor Co. y BMW AG, tendrán 400 estaciones en las principales carreteras de Europa con una capacidad de 350 kw para mediados del próximo año.

Volkswagen está liderando una iniciativa similar en Estados Unidos y Porsche, la marca de VW, que comenzará las ventas del Taycan eléctrico este mismo año, está introduciendo cargadores de 350 kw en sus concesionarios en Estados Unidos y Europa antes de un despliegue eléctrico más amplio.