Otra derrota de May: el Parlamento británico volvió a rechazar el acuerdo de Brexit

Hubo 391 votos en contra y 242 a favor. Es la segunda vez que los legisladores se oponen al pacto firmado por la primera ministra. El Parlamento británico rechazó el nuevo acuerdo del Brexit de la primera ministra Theresa May por 391 votos contra 242. Una mayoría de 149 votos. Por segunda vez, la premier…

Otra derrota de May: el Parlamento británico volvió a rechazar el acuerdo de Brexit

Hubo 391 votos en contra y 242 a favor. Es la segunda vez que los legisladores se oponen al pacto firmado por la primera ministra. El Parlamento británico rechazó el nuevo acuerdo del Brexit de la primera ministra Theresa May por 391 votos contra 242. Una mayoría de 149 votos. Por segunda vez, la premier perdió su plan de Brexit y el destino político británico es tan incierto como confuso.



Ahora, la Cámara de los Comunes debe votar este miércoles si acepta o no una salida inmediata y sin acuerdo de la Unión Europea. Si es rechazado el “No acuerdo”, la primera ministra convocará a una extensión del artículo 50, que establece el divorcio entre el reino y la Unión Europea. Pero los europeos podrían rechazar la extensión, que debe ser aprobada por los 27 países.

May, una premier persistente, cree que podría conseguir poner a votación “votos significativos” sobre aspectos del acuerdo, que podrían presentarse a la cumbre europea de la semana próxima. La primera ministra dijo que hace dos semanas atrás ella adoptó “una serie de compromisos” si perdía el voto y los cumplirá, sin precisarlos.

“Mañana habrá un debate y un voto sobre irse de la Unión Europea sin acuerdo. Será un voto libre para todos los diputados”, dijo la premier, afónica en el día más importante de su carrera política.

Para mayor confusión, el líder laborista Jeremy Corbyn confirmó que insistirá con su propio plan del Brexit, cuando el 29 de marzo se cumple el plazo para irse de la UE. Proponía mercado único, unión aduanera y derechos para los trabajadores.

Horas sin precedentes en Gran Bretaña cuando la propuesta de Theresa May fue rechazada. Nadie descarta ni un segundo referéndum y una convocatoria a elecciones generales anticipadas, tras un voto de confianza de los propios conservadores contra May. Pero por primera vez en la historia del reino nadie tiene una idea clara de lo que viene después.

“Es absolutamente imperativo que nosotros produzcamos el Brexit. El Brexit puede perderse, si este acuerdo es rechazado”, advirtió la primera ministra durante el debate.

Sin voz, agotada, sin más recursos, Theresa May defendió su plan ante una Cámara de los Comunes que se vaciaba por minutos durante el debate. Las ausencias, en un día D para la historia británica, eran como medidores de la angustia parlamentaria y la falta de estrategia para el día después. El “voto significativo” para apoyar o rechazar su plan de Brexit se convertía en cenizas.

Este martes por la mañana perdía por más de 200 votos. Pero un grupo de diputados Torys, que pensaban rechazar el plan May, cambiaron su voto luego de que escucharon al procurador legal Geoffrey Cox afirmar que lo “legalmente vinculante” obtenido por la primera ministra en su viaje desesperado a Estrasburgo el lunes por la noche no bastaba para que el reino pudiera abandonar las salvaguardas o “backstops” para Irlanda del Norte “sin pedir autorización de la Unión Europea”.

“El riesgo para Gran Bretaña de quedar atrapada en las salvaguardas de Irlanda del Norte continúa”, dijo Cox. Con la experiencia de la guerra de Irak y su forzada legalidad arrancada a su antecesor Lord Smith por el laborismo, el procurador general británico prefirió defender su carrera de jurista a cualquier ambición política en un proyecto moribundo. Su documento “asesino” liquidó la esperanza de May de que su Brexit pasara. ¿Y ahora?.

En un solo día, de la comedia satírica Monty Phython a la tragedia de William Shakespeare. Al menos desde los días de la primera guerra mundial, el reino nunca estuvo en tal estado de confusión, incertidumbre e incógnita.

Nadie sabe aún si, después de esta derrota de May con su plan del Brexit y tras la votación de hoy para saber cuantos diputados votan por un No Acuerdo, cómo sigue este show de la nostalgia imperial. ¿El Parlamento retomará el control del Brexit y el país se dirigirá a un segundo referéndum?

Algunos diputados con la experiencia de Nick Clarke, el decano de la Cámara de los Comunes y ex chancellor de las finazas conservador, furioso pro europeo, proponen que haya una serie de “votos significativos” para que el gobierno sepa que es lo que los legisladores -a los que quiso ignorar y omitir- piensan de cómo debe ser un acuerdo. Eso demoraría un pedido de extensión del artículo 50. Pero también podría desencandenar un No Brexit.

Otros creen que es inevitable pedir una extensión del artículo 50 y votar esta decisión en el Parlamento. La primera ministra lo otorga pero “cree que podría no ser obtenido porque lo deben aprobar los 27 países europeos”, que están hartos del Brexit y sus discusiones.

La otra opción es la elección general. Ni siquiera la proponen los laboristas sino el presidente del Comité de Procedimientos del Parlamento y un “grande” conservador, el diputado Tory Charles Walker, cuya voz todos respetan. “Yo no puedo ver cómo no vamos a tener una elección general si el acuerdo no pasa hoy”, explicó didácticamente.

Si algo faltaba para asegurar la derrota de la agotada primera ministra fue la decisión del DUP, sus aliados protestantes istas democráticos, que aportan a May su mayoría parlamentaria que perdió en las últimas elecciones.

Si se vota la extensión del artículo 50 que prevé la postergación del plazo, los legisladores y el Parlamento quieren toman el control del Brexit, como le recordó el lunes la diputada Laborista, Ivette Cooper. “May va a hacer más de lo mismo. Nosotros tenemos que usar la extensión y trabajar para ver qué clase de Brexit quiere la gente”, explicó Cooper.

Martes, 12 de marzo de 2019