Por qué Facebook no pudo evitar transmitir en vivo la masacre de Nueva Zelanda

Brenton Tarrant, de 28 años, el joven australiano señalado como el supuesto autor material de la masacre en la mezquita de Christchurch, Nueva Zelanda, decidió transmitir en vivo su raid de odio y xenofobia a través de Facebook. La emisión duró 17 minutos y no tuvo ningún tipo de filtro que bloqueara su difusión a través de la red social de Mark…

Por qué Facebook no pudo evitar transmitir en vivo la masacre de Nueva Zelanda

Brenton Tarrant, de 28 años, el joven australiano señalado como el supuesto autor material de la masacre en la mezquita de Christchurch, Nueva Zelanda, decidió transmitir en vivo su raid de odio y xenofobia a través de Facebook. La emisión duró 17 minutos y no tuvo ningún tipo de filtro que bloqueara su difusión a través de la red social de Mark Zuckerberg.

Las imágenes horribles muestran al terrorista portando varias armas, incluyendo una escopeta y un rifle semiautomático, antes de que ingrese a la mezquita para comenzar con la masacre. Para colmo, el plano subjetivo, en primer persona, no hace más que relacionarlo con el que usualmente emplean los videojuegos de disparos Call of Duty, Battlefield, Far Cry o Counter Strike. Todo ese combo hace que la escena tenga una crudeza indescriptible. 

La policía de Nueva Zelanda fue quien alertó de inmediato a la red social sobre el contenido de la transmisión en vivo poco después de que comenzara. Tras el aviso, no solo fue eliminado el video, si no que también las cuentas del terrorista Brenton Tarrant de Facebook e Instagram. Lo mismo sucedió en YouTube y Twitter, por citar otras redes sociales. 

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

“También estamos eliminando cualquier elogio o apoyo para el crimen y el tirador o probables tiradores tan pronto como estemos conscientes. Continuaremos trabajando directamente con la policía de Nueva Zelanda a medida que su respuesta e investigación continúen “, señaló la jefa de Facebook en Australia y Nueva Zelanda, Mia Garlick, en un comunicado oficial. 

Por su parte, Twitter dijo que suspendió una cuenta relacionada con el tiroteo y está trabajando para eliminar el video de su plataforma, de acuerdo con declaraciones de un portavoz de la compañía a CNN. 

YouTube, que es propiedad de Google, aseguró que elimina de su plataforma de videos “contenido impactante, violento y gráfico” tan pronto como se le informa.

Mirá también

Sin embargo, la masacre en la mezquita de Christchurch no es el primer episodio que se difunde sin ser detectado por las herramientas de inteligencia artificial y los moderadores humanos de Facebook. 

En agosto de 2015,

Dos años después, Steve Stephens, de 37 años, publicó un video del asesinato a sangre fría de un hombre de 74 años en Cleveland, Ohio, Estados Unidos. Si bien no fue a través de una transmisión en vivo de Facebook Live, como se indicó inicialmente, sino que se subió a la cuenta de Facebook del sospechoso tras haber ocurrido.

A la vista está que los controles impuestos por las redes sociales, al menos en la actualidad, a penas alcanzan para frenar la difusión de imágenes o videos que fomenten la violencia, denoten sexo explícito o mensajes con contenidos abusivos. El desafío será controlar estas emisiones en directo en Facebook y YouTube, como así también en el resto las plataformas que tienen disponible esta función.