La Orquesta Siniestra celebra en la Usina del Arte 15 años “comunicando ideas”

La Orquesta Siniestra definió su andar como la búsqueda de “poder comunicar ideas”, según sostuvo Alejandro Bordas, guitarrista y director del grupo. “El trabajar en grupo nos da una gran ventaja porque construye tanto consenso como una idea más cercana al pensamiento grupal, y poder transmitir esa idea a medida que van pasando los años…

La Orquesta Siniestra celebra en la Usina del Arte 15 años “comunicando ideas”

La Orquesta Siniestra definió su andar como la búsqueda de “poder comunicar ideas”, según sostuvo Alejandro Bordas, guitarrista y director del grupo.


“El trabajar en grupo nos da una gran ventaja porque construye tanto consenso como una idea más cercana al pensamiento grupal, y poder transmitir esa idea a medida que van pasando los años nos permite mostrar una visión del mundo, nuestro mundo o quizás como lo vemos nosotros”, abundó Bordas durante una entrevista con Télam.

Junto al músico que comanda la formación, La Siniestra reúne a Diego Bergesio (voz), Esteban Rivera (bandoneón), Juan Pablo González (contrabajo), Marcela Pedretti (piano), Natacha Tello (violín) y Lito Castro (sintetizadores y samplers).

Pero para la celebración del 22 desde las 20 en Caffarena 1, Ciudad de Buenos Aires, se sumarán el cantante Alfredo Piro y la danza a cargo de Vanesa Robles, Ramiro Cortez e Inés Rossetti.

“El concierto de la Usina tiene un tinte especial por la calidad de la sala y las posibilidades técnicas, por lo cual nos embarcaremos en la filmación y grabación del concierto ya que vamos presentar una nueva puesta junto a bailarines de la danza contemporánea que se cruzarán con el tango y otras sorpresas que no queremos quemar”, abundó el contrabajista González.

Justamente ese acento en lo escénico es para el músico “uno de los aportes que ha dado Siniestra al panorama actual del tango con elementos no convencionales y muy pocas veces visto dentro del género”.

Otra característica distintiva del conjunto es su vinculación con México, país por el que desde 2014 realizó tres giras, iniciativa que el vocalista Bergesio analizó indicando que “tiene que ver con haber hecho un trabajo autogestivo con productores y festivales encontrando un público que nos ha brindado respeto y amor”.

En busca de ampliar esos horizontes, la pianista Pedretti adelantó que “nuestra intención es abrirnos hacia otros públicos, generando conciertos en el Conurbano y provincias del país, compartiendo con grupos locales para así crear nuevos lazos musicales y de producción en el tango nuevo”.

Télam: ¿Cómo definirían “Depredamor”?
Diego Bergesio: Como el intento de reflejar la depredación del sistema hacia la sensibilidad del ser humano. Pero por otro lado creemos en el amor y la educación como esperanza para revertir los hechos y construir una salida de emergencia hacia una sociedad más justa e igualitaria. “Depredamor” es un llamado a la reflexión y un grito de resistencia para que no depreden nuestro amor.

T: ¿Qué aporta ese disco a la historia de Siniestra?
Marcela Pedretti: Este disco es un quiebre en nuestra historia desde lo estético y lo estructural, luego de un trabajo largo y profundo de exploración y de mucho aprendizaje. Nuestra música mutó, la incorporamos del violín y el sintetizador aportan una tímbrica filosa y un empuje nuevo en nuestras composiciones. Desde lo poético, nos acercamos al formato canción con estribillos potentes y con la inspiración puesta en historias de personajes urbanos. Las composiciones se trabajaron en colectivo y eso fue muy interesante y queremos seguir profundizando este proceso creativo conjunto.

T: -¿Cuánto cambió la escena tanguera en estos 15 años?
Alejandro Bordas: La escena ha cambiado bastante, yo creo que para bien. Si bien hay menos difusión que en la época de oro del tango, hoy hay muchas más producciones de discos, músicos y el género ha crecido y mutado por infinidades de variantes, siendo clave el rol de la Escuela de Musica Popular de Avellaneda como nexo entre generaciones.