La mejora de confianza alemana alivia a la mayor economía de Europa

La confianza entre las empresas alemanas mejoró inesperadamente en marzo, en un atisbo de esperanza para la mayor economía europea. El índice Ifo subió a 99,6, superando las previsiones de una lectura de 98,5. Una medición de expectativas de ejecutivos también aumentó. La mejora disipa parte del pesimismo después de que una encuesta realizada el…

La mejora de confianza alemana alivia a la mayor economía de Europa

La confianza entre las empresas alemanas mejoró inesperadamente en marzo, en un atisbo de esperanza para la mayor economía europea. El índice Ifo subió a 99,6, superando las previsiones de una lectura de 98,5.

Una medición de expectativas de ejecutivos también aumentó. La mejora disipa parte del pesimismo después de que una encuesta realizada el viernes mostrase que la industria manufacturera alemana se encuentra en su caída más profunda en más de seis años.

El rendimiento de los bonos alemanes a 10 años escaló brevemente por encima de cero tras conocerse la información. El euro subió un 0,2 por ciento a las 10:21 a.m., hora de Fráncfort, y se cotizaba a US$1,1319.

La economía alemana se contrae por primera vez en tres años

El aumento en el indicador de la confianza fue el primero en siete meses. Una mejoría del ánimo entre las empresas alemanas sugiere que la mayor economía de Europa podría estar comenzando a encontrar un camino después de que el Bundesbank casi renunciase a las esperanzas de un cambio en este trimestre.

“El índice Ifo acaba de enviar una tímida señal de alivio para la economía alemana”, dijo Carsten Brzeski, economista jefe de ING Alemania. “Los sólidos fundamentos internos, las tasas de interés bajas y el euro débil, favorecen un repunte, principalmente gracias a las inversiones, el consumo y un cierto alivio de los factores de riesgo mundiales”.

El aumento del proteccionismo comercial y la desaceleración en China han golpeado la economía de la zona euro, ante lo que el BCE ha respondido con promesas de una tasas de interés en mínimos históricos por más tiempo.

Una mejoría del ánimo entre las empresas alemanas sugiere que la mayor economía de Europa podría estar comenzando a encontrar un camino.

Si bien el BCE recortó su pronóstico de crecimiento en marzo, los responsables de política monetaria esperan que el crecimiento se recupere en la segunda mitad del año. Ello depende de la fortaleza continuada de la economía interna, y la caída del desempleo y el aumento de los salarios deberían contribuir a amortiguar el golpe de las incertidumbres globales.

Draghi dijo a los líderes de la Unión Europea la semana pasada que las posibilidades de una recesión en la región de 19 naciones siguen siendo bastante limitadas a pesar de la “debilidad prolongada y la incertidumbre generalizada”, según un cargo familiarizado con las conversaciones.

La economía también debería recibir cierto alivio de un mayor gasto público, que se prevé que proporcione el mayor impulso en diez años.