Los Ángeles tiene un ambicioso objetivo: el hidrógeno renovable

Los Ángeles quiere convertirse en la primera ciudad de Estados Unidos en usar hidrógeno renovable para producir electricidad, con el objetivo de poner fin por completo al uso del gas natural a base de carbono. La ciudad tiene un plan de dos fases para reemplazar los 1.900 megavatios de generación a carbón producida en una…

Los Ángeles tiene un ambicioso objetivo: el hidrógeno renovable

Los Ángeles quiere convertirse en la primera ciudad de Estados Unidos en usar hidrógeno renovable para producir electricidad, con el objetivo de poner fin por completo al uso del gas natural a base de carbono.

La ciudad tiene un plan de dos fases para reemplazar los 1.900 megavatios de generación a carbón producida en una central eléctrica de Utah, propiedad de Intermountain Power Agency. El primer paso: construir dos centrales de gas con capacidad para producir 840 megavatios cada una utilizando gas natural para 2025. El objetivo es vincular las unidades a un proyecto de almacenamiento de US$1.000 millones adyacente a la planta donde el hidrógeno, uno de los elementos más abundantes del planeta, se puede sustituir cada vez más para reemplazar el gas por completo.

Mitsubishi Hitachi Power Systems Ltd. ganó el contrato para las turbinas el mes pasado con la promesa de que la nueva planta podrá hacer una transición más rápida del gas al hidrógeno renovable, dijo Paul Browning, responsable ejecutivo de la unidad estadounidense de Mitsubishi. El acuerdo se anuncia el martes.

“California tiene objetivos realmente ambiciosos para descarbonizar la red eléctrica de manera que nuestro cliente, LADWP, no ve ningún camino sin hidrógeno”, dijo Browning en una entrevista telefónica, refiriéndose al Departamento de Agua y Energía de Los Ángeles.

Quemar 100% de hidrógeno en las turbinas de gas requerirá un poco de trabajo, y añadió: “llegaremos allí antes de 2045. Sin duda, creemos que es posible llegar allí en 10 años o menos”.

Para crear hidrógeno renovable barato y libre de carbono, el exceso de energía solar y eólica producida en California se importaría en una línea de alto voltaje de 2,4 gigavatios que va a la central. La misma línea se usaría para enviarla a Los Ángeles, que se espera que compre alrededor del 65% de la energía producida. El resto podría ir a otra parte del estado.

Activistas ambientales se están centrando ahora en el gas natural, un combustible a base de carbono que ha sobrevivido a su papel de puente hacia las energías renovables. En el pasado considerado una transición hacia una energía más limpia, el combustible fósil es objeto de ataques ahora que la energía eólica y solar se han vuelto más baratas de desarrollar y en medio de las crecientes preocupaciones sobre el calentamiento mundial. La planta de Intermountain funcionará con un 30% de hidrógeno renovable cuando comience a operar en 2025.

Mitsubishi Hitachi Power Systems es uno de los mayores fabricantes del mundo de turbinas de gas pesadas que pueden operar las 24 horas del día, aumentar o disminuir la producción durante la generación renovable que puede ser intermitente. El precio total para el Proyecto Intermountain Power es de US$1.900 millones, incluido el coste del gas, los contratos de servicios y otras infraestructuras, dijo Browning.

Reemplazar una planta de carbón como en Intermountain con gas reduciría las emisiones de dióxido de carbono en un 65%, y combinar ese gas con una mezcla de hidrógeno al 30% deriva en una reducción del 75%, dijo Browning.