Perú considera unirse a ola mundial de recortes de tasas

Se pronostica que el Banco Central de Reserva del Perú no se unirá a la ola de recortes de tasas de interés por parte de bancos centrales, en medio de temores de que se avecina una recesión global. En su lugar, daría prioridad a la estabilización del sol, ya que cotiza cerca de un mínimo…

Perú considera unirse a ola mundial de recortes de tasas

Se pronostica que el Banco Central de Reserva del Perú no se unirá a la ola de recortes de tasas de interés por parte de bancos centrales, en medio de temores de que se avecina una recesión global. En su lugar, daría prioridad a la estabilización del sol, ya que cotiza cerca de un mínimo histórico.

Diez de los 15 analistas encuestados por Bloomberg esperan que la junta del banco mantenga la tasa de referencia en 2,25% por cuarto mes consecutivo. Cinco de ellos pronostican un recorte de un cuarto de punto a 2%.

Los bancos centrales de todo el mundo han estado reduciendo los costos de endeudamiento en medio de los crecientes riesgos que el brote de coronavirus representa para el crecimiento. Sin embargo, se considera que la venta masiva de divisas de los mercados emergentes en las últimas semanas, exacerbada por la conmoción del precio del petróleo del pasado fin de semana, merece precaución por parte del banco central de Perú para retrasar la expansión del estímulo monetario hasta que la volatilidad disminuya.

En los últimos meses, los comunicados del banco central posteriores a la reunión han tenido un sesgo neutral al agregar estímulo. Con esto en mente, el banco probablemente adoptará un lenguaje más moderado en el comunicado que publique con la decisión del jueves, allanando el camino para una reducción de tasas en el segundo trimestre, dijo Luis Ortega, analista del Banco de Crédito del Perú.

La autoridad monetaria anunciará su decisión en su sitio web a las 6 p.m. en Lima. Esto es lo que debe observar:

Riesgos para el crecimiento

El país suramericano registró la expansión económica más lenta en una década el año pasado, en medio de la caída de la demanda de la principal exportación de la nación andina, el cobre. Ahora, el riesgo de una fuerte desaceleración en la economía mundial amenaza con apagar la recuperación que responsables políticos de Perú han estimado para 2020. Hay indicios de que el primer trimestre no será tan boyante como se esperaba. Las exportaciones cayeron 4% en enero respecto al año anterior, ya que los ingresos del cobre cayeron 7,5%, mientras que en febrero los ingresos tributarios cayeron 2% y el sentimiento empresarial bajó. Si bien la inversión pública ha aumentado en 2020, siguiendo los pasos del año pasado para acelerar la ejecución, las autoridades tal vez tendrían que considerar medidas de estímulo adicionales ante las sombrías perspectivas económicas. El Gobierno tiene el “espacio fiscal” para hacerlo, dijo el miércoles la ministra de Economía, María Antonieta Alva.

Inflación por debajo de par

Las ganancias de precios al consumidor de Perú son las más lentas entre las principales economías de América Latina. La inflación anual ha rondado cerca de 1,9% durante los últimos seis meses, justo por debajo del punto medio del rango meta del banco central, lo que indica que la demanda va lento. Entretanto, las expectativas de inflación están en su punto más bajo desde 2009. Analistas encuestados por el banco el mes pasado pronosticaron una inflación de 2% en 12 meses, en comparación con 2,3% en la encuesta de diciembre, lo que refuerza el argumento para reducir aún más la tasa clave.