Clausura y resistencia en un supermercado

Momentos de tensión se vivieron ayer por la tarde en la sucursal de Coto de Ramos Mejía, luego de que el local comercial fuera intervenido por personal policial con la orden de clausura y cierre del supermercado. Desde la gerencia informaron que se trató de una clausura por cuestiones técnicas que no tienen que ver…

Clausura y resistencia en un supermercado

Momentos de tensión se vivieron ayer por la tarde en la sucursal de Coto de Ramos Mejía, luego de que el local comercial fuera intervenido por personal policial con la orden de clausura y cierre del supermercado. Desde la gerencia informaron que se trató de una clausura por cuestiones técnicas que no tienen que ver con los precios.

Los empleados de la sucursal salieron a la vereda del local a reclamar que mantengan abiertas las puertas y más tarde se sumó a la resistencia en el lugar el propio dueño de la cadena, Alfredo Coto, que interrumpió la cuarentena y se hizo presente allí con barbijo. “Somos una empresa argentina”, dijo Coto.

“Nos dijeron que la clausura era por el tema precios”, dijo Gloria Coto, también presente en el lugar. “Este señor dice que es por el tema precios, pero acá los precios están cuidados”, agregó la esposa del fundador de la compañía en declaraciones a Telefé Noticias. Se refería al intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, porque “desde el año 2008 hubo 500 parados porque a este señor se le cantó la gana”, agregó, con furia.

“Queremos trabajar”, gritaron trabajadores durante la protesta en la puerta del supermercado, en un día en el que hubo tensión en las calles por la masiva presencia de jubilados y beneficiarios de planes sociales que se agolparon en bancos para cobrar en el día en el que reabrir tras quince días de cuarentena obligatoria y con operación solo online.