Zoombing: el fenómeno de la app de videollamadas Zoom que preocupa al FBI

La cantidad de personas que utiliza a diario la app de videollamadas Zoom llegó a 200 millones en marzo, muy por encima de los 10 millones que ostentaba a fines de 2019. Pero el éxito que acarrea a raíz de la pandemia de Covid-19 dejó en evidencia ciertos problemas de seguridad y, recientemente, hasta un fenómeno que…

Zoombing: el fenómeno de la app de videollamadas Zoom que preocupa al FBI

La cantidad de personas que utiliza a diario la app de videollamadas Zoom llegó a 200 millones en marzo, muy por encima de los 10 millones que ostentaba a fines de 2019. Pero el éxito que acarrea a raíz de la pandemia de Covid-19 dejó en evidencia ciertos problemas de seguridad y, recientemente, hasta un fenómeno que involucra pornografía y prácticas abusivas. Los especialistas lo denominaron “zoombombing”. 

Por la configuración y diseño de la plataforma, usuarios desconocidos se pueden vincular a una videollamada si disponen de la URL de la sesión y si el anfitrión no tomó las medidas de protección necesarias. Esto se tradujo en decenas de incursiones de desconocidos en videollamadas.

Además de estos ataques “activos”, también se puede dar una incursión más “pasiva” donde el atacante pase desapercibido si es una videoconferencia lo suficientemente grande. De este modo puede conseguir información de la videollamada o grabarla sin el permiso de los demás.

En la mayoría de los casos los intrusos virtuales interrumpieron ceremonias religiosas, clases remotas y reuniones de trabajo. En algunos casos, las intervenciones maliciosas incluyeron imágenes pornográficas.

Por ejemplo, en el Condado de Orange, Florida, un hombre ingresó a una clase virtual y se mostró desnudo, informó la cadena WKMG.

Mirá también

Estas instancias de “zoombombing”, como se definió a la práctica en la app de videollamada, se producen cuando Zoom afronta serios reclamos sobre las medidas de protección de privacidad, que fueron señaladas por usuarios, investigadores de seguridad y autoridades estadounidenses.

Los medios de comunicación especializados reportaron que Zoom compartía algunos datos privados con terceras partes, como el caso de los usuarios de iPhone con Facebook, y cuestionaron la defensa de los datos de las reuniones virtuales.

Fiscales de varios estados, incluidos Connecticut, Nueva York, y Florida también investigan las prácticas de seguridad y privacidad de la empresa. Y eso no es todo: el FBI avisó que las sesiones de Zoom están siendo pirateadas.

Mirá también

El creador de la plataforma, el estadounidense Eric Yuan, se comprometió esta semana a reforzar la seguridad de los datos, y se disculpó por los errores.

“Reconocemos que no cumplimos con las expectativas de privacidad y seguridad de la comunidad y las nuestras”, dijo  en un mensaje publicado en el sitio de la plataforma.

“Por eso, lo siento mucho”. Zoom fue diseñado principalmente para grandes empresas con sus propios equipos de tecnología para proporcionar apoyo y protección, según Yuan.

“No diseñamos el producto con la previsión de que, en cuestión de semanas, todas las personas del mundo estarían de repente trabajando, estudiando y socializando desde casa”, dijo Yuan.

“Estos nuevos casos de uso, en su mayoría de consumo, nos ayudaron a descubrir problemas imprevistos con nuestra plataforma”, concluyó.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA