La historia de la enfermera de Malvinas que ayuda en la lucha contra el coronavirus

Con apenas 24 años Alicia Reynoso fue enfermera en la guerra de Malvinas. Junto a un grupo de compañeras estuvo en Comodoro Rivadavia recibiendo y curando a los soldados argentinos y, también, a ingleses. Ahora casi 30 años después también está en la línea de fuego, pero contra el coronavirus.En 1980 empezó a prestar servicio…

La historia de la enfermera de Malvinas que ayuda en la lucha contra el coronavirus

Con apenas 24 años Alicia Reynoso fue enfermera en la guerra de Malvinas. Junto a un grupo de compañeras estuvo en Comodoro Rivadavia recibiendo y curando a los soldados argentinos y, también, a ingleses. Ahora casi 30 años después también está en la línea de fuego, pero contra el coronavirus.

En 1980 empezó a prestar servicio para la Fuerza Aérea y nunca pensó que tan sólo dos años después estaría escribiendo una parte de la historia. “Fue una experiencia que me marcó a fuego, tanto a mí como a mis compañeras. Ser enfermera es un apostolado. El médico es el cerebro, pero la enfermera es el corazón“, cuenta emocionada Alicia.

Alicia en Comodoro Rivadavia durante la guerra de Malvinas. (Foto: Alicia Reynoso).

Alicia es veterana de la Fuerza Aérea y fue reconocida por el Congreso Nacional. Sin embargo, los laureles por su trabajo tardaron en llegar. La mujer recuerda que en el primer desfile por el 9 de Julio en Buenos Aires la gente le gritaba “andá a lavar los platos”, “ahí están las milicas”.

“En ese momento estaba naturalizado. Había mucha violencia. En estos tiempos a nadie se le ocurriría decir cosas ahí. Por eso aplaudo que la sociedad esté avanzando en este tema”, reflexionó.

Alicia con sus compañeras enfermedad durante a guerra de Malvinas. (Foto: Alicia Reynoso).

Recuerda que en Comodoro Rivadavia atendió a muchos soldados a los que también brindó contención y compañía. Para ella eran “leones de 18 años” que venían del infierno. “Nos transformamos en su familia, en sus confidentes. Los chicos pedían por sus mamá. Las heridas del cuerpo dolían, pero más dolían las del corazón”, rememora.

Alicia también estuvo en Haití en 2004 y 2007. (Foto: Alicia Reynoso).

Lo cierto es que a sus 65 años, Alicia sigue en la línea de fuego y trabaja como enfermera en la salud pública de Entre Ríos. Recorre rutas de tierra desde su casa hasta la Aldea Grapschental, ubicada a 30 kilómetros de su casa, donde vacuna a adultos mayores contra la gripe.

Igual que hace casi 30 años, pero ahora con adultos mayores, esta mujer, que está en el grupo de riesgo por la edad y porque es hipertensa, sigue brindando ayuda, contención y compañía. Y deja un mensaje: “Nos tenemos que ayudar entre todos porque es la única forma de salir adelante”.