Apple y Google se unen para desarrollar una red de seguimiento global del coronavirus desde los celulares

Dos de las empresas predominantes de la industria mobile, Apple y Google, confirmaron este viernes una alianza para luchar contra el COVID-19​. Se trata del desarrollo de un sistema capaz de rastrear la propagación del virus -que infectó actualmente a 1.624.198 personas- y que permite a los usuarios compartir datos a través de los teléfonos y…

Apple y Google se unen para desarrollar una red de seguimiento global del coronavirus desde los celulares

Dos de las empresas predominantes de la industria mobile, Apple y Google, confirmaron este viernes una alianza para luchar contra el COVID-19​. Se trata del desarrollo de un sistema capaz de rastrear la propagación del virus -que infectó actualmente a 1.624.198 personas- y que permite a los usuarios compartir datos a través de los teléfonos y aplicaciones de los organismos encargados de la salud de cada país.

El nuevo sistema, que fue anunciado por Sunday Pichai y Tim Cook, CEO de Google y Apple respectivamente, utilizaría comunicaciones Bluetooth de corto alcance (Bluetooth Low Energy) que permitirá establecer una red voluntaria de rastreo de contactos. Además, alertará a las personas si estuvieron en contacto cercano con una persona infectada.

Las aplicaciones oficiales de las autoridades de salud pública, como en el caso de “Coronavirus Argentina”, tendrán acceso a estos datos, y los usuarios que las descarguen pueden informar si fueron diagnosticado con COVID-19. 

To help public health officials slow the spread of #COVID19, Google & @Apple are working on a contact tracing approach designed with strong controls and protections for user privacy. @tim_cook and I are committed to working together on these efforts.https://t.co/T0j88YBcFu

— Sundar Pichai (@sundarpichai) April 10, 2020

Apple y Google tendrán disponibles a mediados de mayo un par de API, un conjunto de comandos, funciones y protocolos informáticos que permiten a los desarrolladores crear programas específicos para ciertos sistemas operativos. En este caso se trata de iOS y Android, respectivamente, que se asegurarán de que las aplicaciones de las autoridades sanitarias puedan implementarlas.

Mirá también

Durante esta fase, los usuarios aún tendrán que descargar una aplicación para participar en el seguimiento de contactos, lo que podría limitar la adopción. Pero en los meses siguientes a la finalización de la API, las empresas trabajarán en la creación de funcionalidades de rastreo en el sistema operativo subyacente, como una opción inmediatamente disponible para todos los que tengan un teléfono iOS o Android.

Contact tracing can help slow the spread of COVID-19 and can be done without compromising user privacy. We’re working with @sundarpichai & @Google to help health officials harness Bluetooth technology in a way that also respects transparency & consent. https://t.co/94XlbmaGZV

— Tim Cook (@tim_cook) April 10, 2020

El rastreo de contactos, que consiste en averiguar con quién estuvo en contacto directo con una persona infectada y tratar de evitar que infecten a otros, es una de las soluciones más prometedoras para contener COVID-19, pero el uso de la tecnología de vigilancia digital para hacerlo plantea enormes preocupaciones de privacidad y preguntas sobre efectividad.

La privacidad de los usuarios bajo vigilancia



A principios de esta semana, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Estados Unidos expresó su preocupación por el seguimiento de los usuarios con datos del teléfono, argumentando que cualquier sistema tendría que tener un alcance limitado y evitar comprometer la privacidad del usuario.

Mirá también

A diferencia de otros métodos, como, por ejemplo, el uso de datos de GPS, este plan Bluetooth no rastrearía la ubicación física de las personas. Básicamente, recogería las señales de los teléfonos cercanos a intervalos de 5 minutos y almacenaría las conexiones entre ellos en una base de datos. Si una persona da positivo por el nuevo coronavirus, podría decirle a la aplicación que fue infectado, y ésta notificará a otras personas cuyos teléfonos pasaron a corta distancia en los días anteriores.

El sistema también toma una serie de pasos para evitar que las personas sean identificadas, incluso después de que hayan compartido sus datos. Si bien la aplicación envía información regularmente a través de Bluetooth, transmite una clave anónima en lugar de una identidad estática, y esas claves cambian cada 15 minutos para preservar la privacidad. Incluso una vez que una persona comparte que está infectada, la aplicación solo compartirá claves del período específico en el que fueron contagiosas.

Un método prometedor, pero con debilidades

 

En áreas con mucha gente, podría señalar a las personas en habitaciones adyacentes que en realidad no comparten espacio con el usuario, haciendo que las personas se preocupen innecesariamente. También puede no capturar el tiempo de exposición al virus: trabajar junto a una persona infectada todo el día, por ejemplo, lo expondrá a una carga viral mucho mayor que caminar por la calle. Y depende de que las personas tengan aplicaciones a corto plazo y celulares actualizados a largo plazo, lo que podría significar que sería menos eficaz en áreas con menor conectividad.

Mirá también

También es un programa relativamente nuevo, y Apple y Google todavía están hablando con las autoridades de salud pública y otras partes interesadas sobre cómo ejecutarlo a nivel mundial. Este sistema probablemente no puede reemplazar los métodos actuales de rastreo de contactos, que implican entrevistar a personas infectadas sobre dónde estuvieron y con quién tuvieron contacto, pero podría ofrecer una herramienta extra de alta tecnología usando un dispositivo que miles de millones de personas lo utiliza en todo el planeta.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA