Ingrid Grudke: “Hay mucho apasionado que hipoteca su casa por una película”

Alma pura  Ingrid Grudke es reconocida por su trabajo de modelo, pero luego de haber hecho algunos papeles secundarios en comedias, este 2020 la encontró debutando como protagonista de “Alma pura”, un thriller psicológico dirigido por Roberto Salomone, que este sábado se podrá ver por Cine.ar TV a las 22 y que ya se encuentra…

Ingrid Grudke: “Hay mucho apasionado que hipoteca su casa por una película”

Alma pura

 Ingrid Grudke es reconocida por su trabajo de modelo, pero luego de haber hecho algunos papeles secundarios en comedias, este 2020 la encontró debutando como protagonista de “Alma pura”, un thriller psicológico dirigido por Roberto Salomone, que este sábado se podrá ver por

Cine.ar

TV a las 22 y que ya se encuentra disponible en la plataforma

Cine.ar Play

.

“Me sentí muy feliz tanto por ser llamada y recibir la confianza de un director, como por poder interpretar y protagonizar un drama como el de esta película. Me llena de orgullo y alegría”, dijo la modelo y actriz en una entrevista con Télam.

Grudke interpreta a Sofía, una exitosa artista plástica con problemas de alcoholismo y adicción a las pastillas. El filme comienza con la protagonista bamboleándose, mientras es aplaudida en una muestra de su arte.

Desde el primer momento queda planteado el personaje: reconocimiento público, tribulaciones internas; de allí, Sofía pasa siete meses internada en un neuropsiquiátrico, para luego alejarse de la ciudad e ir a pasar una temporada a una casa familiar en las sierras.

“Lo que más me gustó es que es una historia sencilla, pero que atrapa para saber cuál fue el conflicto de Sofía, esta artista que no recuerda y anuló su infancia. Ahí está el descubrimiento, cómo una situación puede traumar a una niña”, dijo la modelo.

En ese caserón, Sofía empieza a revivir a los fantasmas de la borrosa infancia, acompañada por un opaco matrimonio de caseros y su hijo discapacitado.


A Grudke la propuesta le llegó en 2017 de la mano de Salomone, a quien conocía de sus anteriores apariciones en cine, ambas comedias: “Papá se volvió loco”, filmada en República Dominicana, y “Las chicas del tercero”.

“Fue una sorpresa, no me lo esperaba. Después de leerlo, lo llamo y le pregunto si estaba seguro de que yo podía hacer esta película, a lo que él me dice que sí, que él estaba convencido y que no pensó en ninguna otra persona para ser la protagonista”, dijo la actriz.

Pese a la sorpresa, no fue algo que Salomone no lo hubiera pensado. En los descansos del rodaje de “Las chicas…”, ya le había preguntado si se animaría a hacer un papel dramático.

“Me siento muy cómoda en un set de filmación. Empecé como actriz publicitaria y después pasé a la pasarela. O sea, sé cómo es la técnica de la filmación. Por supuesto que una película es más grande y hay que tener más paciencia. Aprendí mucho, sobre todo en el paso de escena a escena”, comentó.

Télam: ¿Cómo tomaste el desafío de agarrar un protagónico en un género que no habías explorado?
Ingrid Grudke: Siempre tuve papales cómicos o haciendo de sex symbol o personajes extranjeros, que no me molesta para nada y esto para mí fue todo un desafío. Muy interesante y completamente opuesto a lo que es mi persona. Me gustaba que Roberto se involucrara. Tuve muchas reuniones para armar el personaje. Me fue preparando para que el día del rodaje llegara perfecto a lo que él quería de Sofía.

T: Pasaron seis, siete años desde tu último papel en cine, ¿querés continuar una carrera?
IG: Siempre me gusta volver, todo lo que tenga que ver con el entretenimiento, me fascina. Que los directores se animen a convocarme para hacer otra cosa (risas).

T: ¿Tenés otras propuestas para cine?
IG: Ya tengo un guión para una comedia clásica argentina y seguramente la pueda hacer, cuando la realidad nos deje. Con el mundo de la moda sigo siendo la imagen de Silkey y Piporé. Sigo haciendo desfiles y haciendo conducción en el interior; eso sigue y va a seguir, cuando vuelva, porque seguramente sea una de las últimas cosas que se retomen.

T: ¿Qué diferencias y similitudes encontrás entre el modelaje y la actuación?
IG: La diferencia está muy clara. En el modelaje estoy vendiendo un producto. Somos una imagen que vendemos, promovemos y difundimos un producto, un diseño o una marca. En la actuación, estás todo el tiempo interpretando y contando una historia de vida. Creo que ahí hay una gran diferencia. Las similitudes son justamente eso; saber estar en un set de filmación para hacer un comercial de cualquier producto.

T: La película la filmaron en 2017, en plena crisis del cine nacional. ¿Qué expectativas tenés ahora?
IG: Tuvo muchísimas trabas y complicaciones, de las que me fui interiorizando con Roberto y los productores. Sentía que los técnicos y la gente de arte tenían problemas para cobrar. Trabajé excelente, con gente con mucho talento. Y está buenísimo que no todo pase por Buenos Aires y se abra un poco. Valoro mucho todo lo que trabajaron, es muy difícil explicar la pasión por el arte de filmar. Ojalá que el Incaa pueda generar más películas, más allá de que sea un entretenimiento que da mucho trabajo, hay mucho apasionado que hipoteca su casa con tal de filmar una película.