En vivo | La entrevista de Fontevecchia a Roberto Mangabeira Unger

El ex ministro de Asuntos Estratégicos de Lula da Silva, Roberto Mangabeira Unger, fue entrevistado por el CEO de Perfil Network, Jorge Fontevecchia, en una nueva edición del ciclo Periodismo Puro que se emite este sábado a las 23.00 por Net Tv. Junto a Fontevecchia hablaron de política y coyuntura internacional, la política doméstica de Estados Unidos, geopolítica, Brasil, entre…

En vivo | La entrevista de Fontevecchia a Roberto Mangabeira Unger

El ex ministro de Asuntos Estratégicos de Lula da Silva, Roberto Mangabeira Unger, fue entrevistado por el CEO de Perfil Network, Jorge Fontevecchia, en una nueva edición del ciclo Periodismo Puro que se emite este sábado a las 23.00 por Net Tv.

Junto a Fontevecchia hablaron de política y coyuntura internacional, la política doméstica de Estados Unidos, geopolítica, Brasil, entre otros temas.

El especialista en casos de economía de guerra y su comparación con los efectos del coronavirus, analizó la situación que quedará en Argentina y Brasil cuando pase la pandemia. “La gran crisis del crack del 30 fue para Brasil y Argentina, una oportunidad. Sin embargo no es suficiente para ahora. Precisamos un productivismo diferente, que no sea un estatismo autoritario, que funcione para la economía del conocimiento y para la democracia. Todo lo que engrandezca a Argentina engrandece a Brasil. Argentina y Brasil un día estarán juntos, literalmente juntos”, expresó.

Roberto Mangabeira Unger: “Estamos frente a una oportunidad para la economía del conocimiento y la democracia”

En otro aspecto, manifestó: “Los economistas de izquierda o nacionalistas, cuando perdieron la fe en el marxismo, abrazaron el keynesianismo vulgar, la economía contracíclica”. Por último, comentó: “A corto plazo puede parecer conveniente tener un gobierno autoritario que direcciona a las personas junto a un pueblo obediente y disciplinado que acepte un conformismo social justificado por una interpretación del confusionismo, por ejemplo. Es muy costoso eso. Es una pantalla que fácilmente se desarma”.

En su última columna, Gustavo González anticipó unas líneas sobre un tema del que Unger es especialista, los casos de economías en guerra y su comparación con los efectos del coronavirus: “Entre 1941 y 1945, los dogmas sacrosantos en Estados Unidos fueron dejados de lado. Se organizó la economía en base a una coordinación flexible entre el Estado y las empresas privadas. Se impuso una movilización radical de los recursos nacionales. El gasto militar en seis meses de 1942 superó el PBI de 1941. Es verdad que el apoyo financiero del Estado es parte de la solución, pero exige también condicionarlo a que las empresas mantengan el empleo. Ir directamente a asistir a los agentes económicos independientes precarizados y no permitir que naufraguen en esta tempestad.”

ED CP