Arrigo Sacchi: “El fútbol italiano era hijo del miedo y del engaño”

Para Arrigo Sacchi, entrenador del mítico Milan que fue dos veces campeón de Europa (1989, 1990), los clubes italianos no recuperarán la gloria en las competiciones continentales mientras no ofrezcan buen juego y “un fútbol de dominio”, siguiendo el ejemplo de la selección azzurra que dirige Roberto Mancini.Con Stefano Pioli en Milan y Gian Piero…

arrigo-sacchi:-“el-futbol-italiano-era-hijo-del-miedo-y-del-engano”

Para Arrigo Sacchi, entrenador del mítico Milan que fue dos veces campeón de Europa (1989, 1990), los clubes italianos no recuperarán la gloria en las competiciones continentales mientras no ofrezcan buen juego y “un fútbol de dominio”, siguiendo el ejemplo de la selección azzurra que dirige Roberto Mancini.

Con Stefano Pioli en Milan y Gian Piero Gasperini en Atalanta, “tenemos hoy entrenadores que han puesto el buen juego en el centro del proyecto” y que se alejan de la tradicional táctica defensiva italiana, celebra el Mago de Fusignano, que por estos días presenta una exposición en su ciudad natal que repasa su carrera.

-Milan vuelve a la Champions League después de siete años de ausencia. ¿Qué opciones tiene?

-El Milan tiene un grupo difícil (Liverpool, Atlético de Madrid, Oporto) (…) Pero es importante hacerlo bien en esa competición. Conozco a su entrenador (Stefano Pioli) desde hace años. Era un entrenador ya excelente en el plano táctico, pero que no transmitía identidad a sus equipos. Ahora ha superado eso, su equipo sí que tiene un estilo.

Sacchi y los dos trofeos de la Copa Intercontinental que ganó con Milan. Foto: AFP

-Los clubes italianos no ganan una competición europea desde 2010. La victoria en la Eurocopa de Italia este año, ¿es una señal para una posible reacción?

-Lo que hace Mancini anima mucho. ¡Ha cambiado tantas cosas! Parece ser el hermano del jugador que fue, como si fuera otra persona. Hemos ganado la Eurocopa después de años sin victorias. Entre 1989 y 1999 conseguimos quince copas europeas (cuatro Copas de Europa/Champions League, 8 Copas de la UEFA -actual Europa League- y 3 Recopas de Europa). Era un momento positivo porque teníamos un ejemplo positivo, con el Milan. Hoy tenemos al Atalanta, al Milan, a la Lazio con (Maurizio) Sarri o un entrenador joven como es Vincenzo Italiano con la Fiorentina… Otros muchos son muy buenos con las tácticas, pero con equipos que no dan espectáculo.

-¿Se piensa todavía más en defender mucho que en atacar en Italia?

-Cuando yo era pequeño, era seguidor de Brasil, del Real Madrid y luego del Ajax, con su fútbol fantástico. El fútbol italiano me procuraba pocas emociones y me divertía todavía menos. Era un fútbol hijo del miedo y del engaño. Intenté comprenderlo: el fútbol es el reflejo de la historia y de la cultura de un país. Iluminamos al mundo hasta el siglo XVI, pero desde entonces no nos hemos renovado. Y en ese caso, los demás te sacan ventaja. Escribí una vez en una crónica para un diario que la última vez que nos lanzamos a un ataque fue en la época de los romanos.

Una pelota firmada por Diego Maradona, joya del museo de Sacchi en Italia. Foto: AFP

-Pero las cosas parecen cambiar, también en Italia, ¿es así?

-Hoy tenemos entrenadores, seis o siete, que pusieron el buen juego en el centro del proyecto. Los demás siguen en la táctica… ¿Cómo alguien que no espera más que los errores de los demás puede ser optimista? Yo quería un equipo optimista, que continuara atacando. (Massimiliano) Allegri (entrenador de la Juventus) es un gran táctico, pero juega nuestro fútbol (típicamente italiano), que desgraciadamente ha ganado muy poco en el plano internacional. Para imponernos internacionalmente tenemos que ofrecer un fútbol de dominio”.

-¿Es su consejo al AC Milan, que primero piense en dar espectáculo antes que pensar en ganar?

-Con el Milan, yo estaba seguro de que si jugábamos bien, sería más fácil ganar. En Italia todavía no estamos en eso. La mayor parte de los entrenadores dicen que quieren primero ganar. ¡Pero yo también quería ganar! En tres temporadas en la Copa de Europa (actual Champions League), ganamos dos de ellas. ¿No está mal, no? Siempre he creído que el mérito, la belleza, la emoción, el espectáculo y la armonía eran ingredientes indispensables. Un país que todavía no ha comprendido eso, va con retraso.

-¿Y cómo lograr eso?

-Para mí, el fútbol siempre ha sido una filosofía, no un sistema de juego. No miraba nunca los pies de los futbolistas, sino su cabeza, su personalidad. Quería gente madura, inteligente. Les proponía cosas y ellos me las devolvían con mejoras. Era como un partido de ping pong, en el que todos progresábamos. Hacen falta clubes con paciencia, yo nunca fui despedido.

De Fusignano a Fusignano

El Museo de Sacchi, un lugar para fanáticos del buen fútbol. Foto: AFP

En Fusignano (Emilia-Romaña), donde aprendió su oficio de entrenador en el fútbol aficionado, Arrigo Sacchi expone los recuerdos de una rica carrera, entre camisetas firmadas por Paolo Maldini y Diego Maradona y las dos Champions League ganadas con el Milan.

“Esta exposición (hasta el 7 de noviembre), es para expresar mi gratitud con la población que me hizo jugar al fútbol, primero, y después ser entrenador”, explica el Mago de Fusignano, de 75 años, sentado al lado de las dos réplicas del trofeo de la Champions League, ganadas en 1989 y en 1990 con los Rossoneri.

El exentrenador, que vive cerca del Museo San Rocco, muestra allí sus recuerdos personales (fotos, trofeos, diplomas, camisetas…), reliquias deportivas en medio de obras de arte religiosas de la colección permanente del establecimiento.

Una buena ocasión para mostrar sus primeros pasos como jugador aficionado y el recorrido hasta ser seleccionador Italia (1991-1996), pasando por los años de gloria milaneses (1987-1991) y la breve experiencia como dirigente en el Real Madrid (2005).

“Esperaba convertirme en un buen jugador, pero comprendí con 19 años que no sería un gran futbolista y preferí parar. ¡Nadie me lo ha reprochado! Me casé y trabajé en la fábrica de mi padre”, explica Sacchi.

Fotos y más fotos. Todos los recuerdos de la exposición de Arrigo Sacchi. Foto: AFP

El bibliotecario de Fusignano, Alfredo Belletti, le empujó entonces a intentar la aventura como “míster”, como se llama a los entrenadores en Italia: “Me dijo: ‘Venga, si no puedes jugar, hazte entonces entrenador’. Habíamos perdido todos los partidos de preparación, pero después ganamos todos salvo un partido y ganamos el campeonato. Fue un buen comienzo… Me quedé tres años y me fui a otra ciudad, como semiprofesional”.

En la exposición se muestra su primer diploma de entrenador, que data de 1975, en medio de fotos y de videos que enseñan cronológicamente la ascensión de Sacchi.

El técnico italiano subió poco a poco los escalones y las divisiones hasta seducir a Silvio Berlusconi, que lo fichó para el Milan. Un club con el que Sacchi conquistó Europa con su juego ofensivo y espectacular, con estrellas como Ruud Gullit y Marco Van Basten. Varios trofeos de “mejor entrenador” confirman ese período dorado.

Pero si le gustan estos premios individuales y los regalos de sus amigos, como la camiseta del Napoli ofrecida por Diego Maradona, Sacchi conservó sobre todo muchas fotos de equipos, lo que no sorprende en un entrenador que se enorgullece siempre de haber preferido “apostar por el juego de equipo, más que pensar en las individualidades y las estrellas”.

Por Anthony LUCAS /AFP

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA