La onda expansiva del 29-A perjudicó al oficialismo nacional en el resto del país

La jornada electoral fue un duro revés para el Gobierno nacional. Juntos por el Cambio ganó en la mayoría de las provincias, consolidándose en los distritos que ya controlaba. Sorprendente triunfo en Córdoba de Luis Juez contra Mario Negri, imponiéndose incluso sobre la lista de Schiaretti. Si estas Paso fueron para plebiscitar la gestión de…

la-onda-expansiva-del-29-a-perjudico-al-oficialismo-nacional-en-el-resto-del-pais

La jornada electoral fue un duro revés para el Gobierno nacional. Juntos por el Cambio ganó en la mayoría de las provincias, consolidándose en los distritos que ya controlaba. Sorprendente triunfo en Córdoba de Luis Juez contra Mario Negri, imponiéndose incluso sobre la lista de Schiaretti.

Si estas Paso fueron para plebiscitar la gestión de Alberto Fernández, hay que decir que la mayoría de la ciudadanía argentina reprobó su administración. De mantenerse los porcentajes de las elecciones de ayer (40,28 por ciento de Juntos por el Cambio contra 30,85 por ciento del Frente de Todos), en las legislativas del próximo 14 de noviembre la oposición ganaría más bancas, el oficialismo perdería la mayoría en el Senado y el Poder Legislativo le contaría las costillas al Gobierno nacional para lo que le queda de su gestión.

Los medios críticos al Ejecutivo ya hablan de una «contundente derrota de Alberto Fernández y Cristina Kirchner en casi todo el país». Es que sus candidatos perdieron en 17 provincias: Buenos Aires, Capital Federal, Chaco, Chubut, Corrientes, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, La Pampa, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz, Santa Fe, San Luis y Tierra del Fuego.

El Frente de Todos, que presentó las Primarias como un plebiscito de la gestión, sufrió un duro revés en las urnas incluso en distritos que históricamente le son favorables, como las provincias Santa Cruz y el Chaco.

Por importancia política y densidad demográfica, el traspié en la provincia de Buenos Aires provoca un impacto especial. El territorio que en 2019 había sustentado la victoria presidencial de Alberto Fernández no sólo se dio vuelta, sino que entregó algunos datos inesperados hasta por los encuestadores del gobierno: el kirchnerismo perdió en 7 de las ocho secciones electorales. Y en la única que ganó, la tercera (Avellaneda, Quilmes y La Matanza, entre otros) ganó por apenas 8 puntos, cuando hace dos años en esos partidos había ganado por más de 30 puntos.


Los resultados anticipan un cambio en la relación de fuerzas del Congreso: de repetirse estos números en las elecciones generales de noviembre, Cristina Kirchner perdería el quórum en el Senado y el oficialismo quedaría obligado a negociar su agenda con la oposición en Diputados.

La derrota genera además varios interrogantes sobre el futuro del Gobierno nacional. ¿Qué harán Alberto Fernández y Cristina Kirchner a partir de ahora? ¿Cuál será el futuro de los miembros del gabinete nacional? ¿Habrá cambio de rumbo en la gestión? Algunas de esas preguntas podrían empezar a contestarse si el presidente habla desde el búnker K situado en el barrio porteño de Chacarita.

La otra cara de la elección es la gran recuperación de Juntos por el Cambio, que pasó de perder en 2019 a ganar las elecciones en la provincia de Buenos Aires, Caba, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Mendoza, entra otras provincias. Incluso se quedó con Santa Cruz, el distrito que gobierna Alicia Kirchner.

Córdoba: importante triunfo de Juez

Una de las sorpresas de la jornada política de ayer fue el triunfo de Luis Juez en la interna de Juntos por el Cambio en Córdoba, derrotando al radical Mario Negri, una de las figuras estelares de la oposición nacional. Con su estrella ahora algo apagada tras este resultado, la alianza opositora tendrá un cambio de timón en Córdoba, lo que no tardará en expresarse también en el plano nacional.

Es que el ex presidente Mauricio Macri había puesto sus fichas en Negri, con lo cual su conducción del arco opositor continúa debilitándose ante la figura en ascenso de Horacio Rodríguez Larreta.

Antes de conocerse ayer las cifras oficiales de los resultados de las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso), trascendió que Luis Juez habría logrado una contundente victoria ante Mario Negri (reconocido por él mismo) en la interna de Cambiemos en Córdoba, consolidando de esa forma un histórico cambio de rumbo en la oposición.

Según todas las encuestas de boca de urna que circularon previamente, Juez se imponía a Negri en la categoría senadores y Rodrigo De Loredo a Gustavo Santos para diputados.

Los sondeos daban una diferencia que va de los 5 a 12 puntos para Juez. En números globales, Cambiemos sacaría alrededor de 20 puntos a la lista de Juan Schiaretti y el kirchnerismo haría una muy mala elección con menos de diez puntos.

De confirmarse estos números implicaría una dura derrota para Negri, que tenía el apoyo de Mauricio Macri. El ex presidente tiene una imagen positiva altísima en Córdoba, pero no habría logrado trasladar su apoyo a la lista de Negri y Santos.

En cambio, Juez y De Loredo tenían el apoyo explícito de Patricia Bullrich y solapado de Horacio Rodríguez Larreta.

El triunfo de Juez y De Loredo implica un giro importante en la conducción de Cambiemos en Córdoba. El actual diputado nacional quedaría posicionado como el candidato a gobernador para 2023, mientras que el ex titular de Arsat queda muy bien parado para competir por la Ciudad de Córdoba.

Macri quería ubicar a Santos como su candidato para 2023, mientras que Negri tenía sus propios planes para ir por ese lugar o bien escalar a un cargo nacional de importancia como la vicepresidencia.

Lejos de eso la derrota de este domingo cierra un ciclo interno en el radicalismo cordobés, ya que implica el final del período de control de Negri y Ramón Mestre que apoyaba su lista. De Loredo, que había estado cerca de ganar la interna, ahora emerge como la figura central del partido.

.