Vacuna Sinopharm por Sputnik 2: la combinación tiene veredictos opuestos en Capital y Provincia

Sputnik V con Sinopharm era la combinación de vacunas contra el Covid cuya eficacia había quedado en suspenso. Hasta ahora se sabía que ese esquema heterólogo era seguro, en cuanto a posibles efectos adversos, pero faltaba saber qué cantidad de anticuerpos generaba la china como complemento de la rusa. Y en base a eso definir la…

vacuna-sinopharm-por-sputnik-2:-la-combinacion-tiene-veredictos-opuestos-en-capital-y-provincia

Sputnik V con Sinopharm era la combinación de vacunas contra el Covid cuya eficacia había quedado en suspenso. Hasta ahora se sabía que ese esquema heterólogo era seguro, en cuanto a posibles efectos adversos, pero faltaba saber qué cantidad de anticuerpos generaba la china como complemento de la rusa. Y en base a eso definir la viabilidad de su utilización.

Hasta el momento las vacunas autorizadas para combinar con la Sputnik son AstraZeneca, Moderna y Pfizer. Ahora se abre un gran interrogante, a partir de lo que pueda ocurrir con Sinopharm. Según información a la que tuvo acceso Clarín, los resultados de los ensayos que hicieron en la Ciudad y en la Provincia son llamativamente divergentes.

Clarín habló con los responsables de esos trabajos en cada distrito, que brindaron las conclusiones finales. Se trata de un veredicto extremadamente importante, dado que el mayor stock de vacunas que hay actualmente en la Argentina es de Sinopharm -llegaron en total 22 millones de dosis-, al tiempo que lo que más falta son segundas dosis de Sputnik V.

La inquietud por el estado de la combinación de Sinopharm con Sputnik surgió a partir de testimonios de vecinos bonaerenses a los que les habían aplicado la vacuna rusa como primera dosis y ahora les dieron la china como segunda. Ante la consulta, en el Ministerio de Salud de la Provincia lo atribuyeron a “errores programáticos”.

Uno de los casos ocurrió en Derqui, partido de Pilar, y lo contó el neurólogo Conrado Estol. Un amigo suyo que esperaba el segundo componente de Sputnik V, o alguna de las vacunas alternativas autorizadas, concurrió al turno acordado y debió frenar al enfermero que lo iba a inmunizar. Tenía en la mano una dosis de Sinopharm.

Jóvenes que recibieron Sputnik V reciben la segunda de Moderna. Foto: Orlando Pelichotti

Clarín consultó al municipio, y respondieron: “En Pilar se aplica, según el turno que asigna la provincia de Buenos Aires, la segunda dosis combinada sólo de Sputnik. Con el turno se puede elegir esperar la segunda de Sputnik o se da la alternativa de reemplazarla por AstraZeneca o Moderna”. Al parecer, lo del amigo de Estol efectivamente había sido un error y no un nuevo protocolo.

Sin embargo, lo que hasta aquí han sido descuidos podrían pasar a ser, en un futuro cercano, la norma. Lograr ese estándar sería una buena noticia, aunque no exenta de ambigüedades y dudas: el informe que le van a mostrar Axel Kicillof dice que Sinopharm sirve como segunda dosis de Sputnik V, mientras que el que recibirá Horacio Rodríguez Larreta dice que no.

Enio García, jefe de Asesores del Ministerio de Salud bonaerense, le dijo a Clarín: “No encontramos diferencias estadísticas significativas en los niveles de anticuerpos neutralizantes generados por las vacunas de Sinopharm, AstraZeneca y Moderna al ser aplicadas como segundas dosis de la Sputnik V”. Y remarcó con entusiasmo los resultados obtenidos: “A nivel de anticuerpos neutralizantes no hay diferencias”.

Una declaración hecha hace una semana por el ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, ya evidenciaba cierto optimismo: “Esperamos la aprobación para utilizar Sinopharm para completar esquemas de Sputnik”, había dicho. Leída en este nuevo contexto, la frase preanunciaba los resultados ahora revelados. 

Según el ensayo bonaerense, la intercambiabilidad de vacunas sería eficaz en cualquiera de los casos analizados, al ser utilizada como complemento de la rusa. E implicaría obviamente una gran solución para el principal problema que tuvo la gestión argentina de la pandemia: cerrar la brecha que existe entre las personas que recibieron el primer y el segundo componente de la Sputnik V.

El último cargamento de Sinopharm arribado a comienzos de septiembre.

Sin embargo, esas conclusiones se contraponen al informe final del ensayo porteño. Allí se describe una escala gradual en la respuesta de cada esquema heterólogo. “La vacuna de Sinopharm ha generado un nivel de anticuerpos bastante inferior al del segundo componente de la Sputnik V, muy por debajo de la respuesta de Moderna y AstraZeneca”, dijo a Clarín Daniel Ferrante, secretario de Planificación del Ministerio de Salud porteño.

Lo que se mide en el ensayo es cuántos anticuerpos -de más o de menos- puede producir la vacuna alternativa con respecto al esquema homólogo. Según la Ciudad, en esa escala Moderna es la mejor opción y AstraZeneca se ubica apenas por debajo de la Sputnik 2, en niveles tolerables. Con la de Sinopharm, en cambio, el valor obtenido se va muy abajo.

La pregunta es cómo a partir de dos ensayos científicos se puede obtener resultados diametralmente opuestos. Una cuestión clave a analizar -dijeron expertos a Clarín– sería tener la seguridad de que la base de anticuerpos de los voluntarios que participaron de cada ensayo fue similar para cada una de los esquemas explorados, al momento de aplicarles la segunda dosis.

Clarín consultó en ambos distritos sobre esta curiosa divergencia, y la respuesta fue la misma: dijeron desconocer la metodología del ensayo ajeno para llegar a las conclusiones expuestas. Cada uno se mantuvo y confirmó sus propias conclusiones.

Las cuestiones técnicas que sustentan la validez de estas investigaciones seguramente deberán ser puestas sobre la mesa y revisadas, para poder terminar de sacar conclusiones adecuadas. Eso, siempre que el objetivo sea que la población reciba un mensaje fiable para aceptar una decisión de salud pública tan trascendente.

PS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA