Independiente, San Lorenzo, Racing y el karma del tercer grande

River y Boca tomaron distancia del resto de los grandes del fútbol argentino. Por títulos, masa societaria y presupuesto, sacaron ventaja. Especialmente, en Núñez y de la mano de Marcelo Gallardo. No obstante, Racing, Independiente y San Lorenzo nunca se resignaron a bajarse del ring.Conscientes de que hay un tercer lugar en el podio, en…

independiente,-san-lorenzo,-racing-y-el-karma-del-tercer-grande

River y Boca tomaron distancia del resto de los grandes del fútbol argentino. Por títulos, masa societaria y presupuesto, sacaron ventaja. Especialmente, en Núñez y de la mano de Marcelo Gallardo. No obstante, Racing, Independiente y San Lorenzo nunca se resignaron a bajarse del ring.

Conscientes de que hay un tercer lugar en el podio, en la última década se repartieron el protagonismo. El Ciclón alzó la Libertadores 2014, esa obsesión que persiguió durante más de medio siglo. El Rojo conquistó la Sudamericana 2017, fortaleciendo su histórico apodo de Rey de Copas. La Academia ganó tres títulos a nivel local: Torneo de Transición 2014, Superliga 2019 y Trofeo de Campeones 2019. Sin embargo, 2021 los encuentra al borde de un ataque de nervios. Se terminó la cuarentena de la tribuna, volvieron los hinchas a la cancha después de 19 meses y los dirigentes sintieron el rigor popular. Con insultos y al grito de “que se vayan todos”.

Las imágenes que se observaron este lunes en el Nuevo Gasómetro y el Libertadores de América fueron muy parecidas a las que una semana antes se vivieron en el Cilindro. “La Comisión” fue apuntada por la gente, que ya se venía expresando a través de las redes sociales. A fin de cuentas, y a los hechos hay que remitirse, el microclima de Twitter no era tan pequeño. De los 280 caracteres pasaron a manifestar su malestar a viva voz. Y los presidentes quedaron en el centro de la tormenta.

Tinelli y Lammens, en la mira

Otros tiempos. Tinelli y Lammens abrazados tras las elecciones que ganó el showman. Su imagen hoy es negativa.

El clima más caliente estuvo en San Lorenzo, donde el equipo perdió ante Colón. Hubo bronca generalizada con Marcelo Tinelli y Matías Lammens. El presidente showman pidió licencia más preocupado por el Bailando que por el club. Ya había coqueteado con la política, sentado en la disuelta Mesa del Hambre, y continúa a cargo de la Liga Profesional. Hace un mes dijo que su deseo era retomar la actividad en mayo y la reacción virtual fue lapidaria. La oposición exigió su renuncia y elecciones adelantadas. El oficialismo se sostuvo en la figura de Horacio Arreceygor.

El mandamás interino tiene el respaldo del Ministro de Turismo y Deportes. No cayó bien la foto que se viralizó por estas horas: Arreceygor junto a Sando (salió del papel de barra, pero maneja la hinchada con Pancho) y Bocha, ex miembro de La Butteler. Lammens, actualmente vice 1°, fue insultado en el entretiempo.

En la tribuna. Horacio Arreceygor, antes del partido con Colón. Estuvo con parte de la hinchada.

A Tinelli y compañía no le perdonan que hayan errado tanto con los técnicos, la debacle futbolística y un pasivo que asciende a 60 millones de dólares. La gota que rebasó el vaso azulgrana fue la salida de los hermanos Romero, queridos por los hinchas. Los dirigentes se defienden con la recuperación de los terrenos de la avenida La Plata y la Vuelta a Boedo, pero no alcanza. Paolo Montero tampoco pudo solucionar el problema futbolístico: ante River y Lanús, el uruguayo juega sus últimas fichas. El equipo hoy está afuera de las competencias internacionales de 2022.

Rojos de bronca con Moyano

En el palco. Hugo Moyano en la cancha de Independiente.

Hugo Moyano también recibió insultos. Su gestión tiene números rojos como la camiseta de Independiente: 40 millones de dólares. Recién ante Gimnasia pudo debutar Joaquín Laso, el único refuerzo, tras levantar seis inhibiciones. Todavía tiene reclamos en FIFA y restan pagar las deudas con Fernando Gaibor, Martín Campaña y Gastón Silva. El dirigente camionero deslizó a la salida del estadio: “Todavía no definí si me voy a presentar como candidato a presidente”. Se fijaron las elecciones para el 26 de diciembre, ¡un día después de Navidad!, y hay polémica. La oposición, todavía dividida, quiere adelantar la fecha, como mínimo, una semana. Como si fuera poco el cabildeo, tiene problemas con la barra, enfrentada por una cruda interna. Deportivamente, el equipo involucionó y perdió terreno en el torneo y en la tabla anual que clasifica a la Libertadores 2022.

Al grito de Milito en el Cilindro

Otros tiempos. Blanco con Sebastián Beccacece y Milito. El manager se fue por diferencias con la conducción.

A diferencia de los otros dos peso pesados caídos en desgracia, Racing tiene las finanzas ordenadas. No es un tema menor, pero a los hinchas poco les importa el campeonato económico. Tienen la vara alta y el grito de guerra es Diego Milito, el manager que renunció por diferencias con Víctor Blanco. Sonó fuerte tras el empate con Estudiantes. El presidente cuenta con el respaldo del capitán (y yerno), Lisandro López. No obstante, Rubén Capria no acertó con Juan Antonio Pizzi, que perdió por goleada dos finales (River y Colón) y fue despedido tras perder el clásico de Avellaneda. Tampoco está funcionando Claudio Ubeda como interino. En ambos casos hay una constante: el equipo casi siempre jugó de mal a regular, incluso el sábado, a pesar del triunfo ante Patronato en Paraná. ¿Quién será el nuevo entrenador? Gabriel Heinze o Guillermo Barros Schelotto son los sueños. Javier Mascherano aparece como la opción más terrenal.

La exigencia es enorme. Por eso Racing, Independiente y San Lorenzo viven el karma del tercer grande.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA