Por los impuestos, el precio de un auto en Argentina es 33% más caro que en Brasil

Un informe de la Bolsa de Comercio de Córdoba, cuna de la industria automotriz, revela que los autos que se fabrican en el país son 33% más caros que en Brasil y 63% en comparación con México. La comparación con esos países es porque se trata de los líderes de la industria automotriz en la…

por-los-impuestos,-el-precio-de-un-auto-en-argentina-es-33%-mas-caro-que-en-brasil

Un informe de la Bolsa de Comercio de Córdoba, cuna de la industria automotriz, revela que los autos que se fabrican en el país son 33% más caros que en Brasil y 63% en comparación con México. La comparación con esos países es porque se trata de los líderes de la industria automotriz en la región. Argentina es el tercer productor y uno de los 30 más importantes del mundo, con 435.000 unidades fabricadas en 2021.

México y Brasil están entre los 10 países que más producen autos en el mundo, con casi tres millones y dos millones de unidades producidas, respectivamente. México está más centrado al mercado internacional, es uno de los cinco mayores exportadores y Brasil se focalizó en su mercado interno, uno de los diez más grandes del mundo.

Aunque la Argentina comparte el estatus de productor, comercializador y exportador con esos dos países, los compradores de autos en el país pagan los precios más caros. De acuerdo al estudio, si se compara los modelos más vendidos en los tres mercados, las unidades son al menos 33% más caras que en Brasil y 63% más que en México.

Son varias las causas explican por qué en la Argentina los autos son más caros. Uno es el elevado nivel de protección arancelaria. “La automotriz es una de las actividades más protegidas en el país junto al sector textil, lo que reduce el nivel de competencia, disminuye la oferta y aumenta los costos afrontados por los consumidores”, señala el informe.

A esto se suman las distorsiones existentes en el mercado cambiario por las medidas adoptadas por el Gobierno nacional que limitan el acceso a divisas para la importación no solo de bienes finales sino de insumos intermedios y bienes de capital, encareciendo el costo de la producción.

Los impuestos también se configuran como una de las principales causas explicativas de las altas diferencias en los precios con otros mercados de la región. Más de la mitad del precio final de un automóvil en Argentina se explica por impuestos, mientras que en Brasil la cifra ronda el 30%, y en México oscila entre 18% y 33% del precio final de los vehículos.

En el segmento de los Sedan, el Chevrolet Onix es el que mayor diferencia de precio presenta en promedio frente a Brasil y México; es entre 75% y 80% más caro. El Toyota Corolla es el que tiene menos brecha en ese segmento, 37% más caro que en Brasil y 84% más que en México.

El Fiat Cronos, el auto más vendido en la Argentina el año pasado, cuesta entre 40% y 49% más que en Brasil, dependiendo de su versión. Es así a pesar de que se fabrica exclusivamente en la planta cordobesa. En Mé-xico, no se vende.

Entre los modelos más vendidos del segmento SUV están la Nissan Kicks y la Chevrolet Tracker. La primera se paga al menos 43% más en la Argentina que en Brasil y 63% más que en México. La Chevrolet Tracker cuesta 57% más que en Brasil y 69% más que en México. Las versiones full/premium de ambas SUVs cuestan la mitad en México que en el mercado local.

En el segmento de Pickups, la Argentina es más competitiva y eso se refleja en los diferenciales de precios con Brasil, que son menores que en el resto de los modelos.

La Ford Ranger es 42% más cara; la Volkswagen Amarok, 38% más y la Toyota Hilux, 33%. La situación es la opuesta con México, con la Ford Ranger 79% más costosa en la Argentina; la Volkswagen Amarok, 109% y la Toyota Hilux, 118%.

La comparación se realizó con los precios informados por las propias marcas en los tres países, y tomando los precios en dólares a tipo de cambio oficial en todos los casos ya que es al cual importan y exportan las automotrices.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA