El hielo marino de la Antártida tuvo el registro máximo más bajo de la historia

El hielo marino de la Antártida continúa disminuyendo y genera preocupación. Después de un 2022 donde se había consignado un alarmante descenso, este lunes se conocieron nuevos números que llevaron a los registros máximos a los niveles más bajos desde que comenzaron a estudiarse, hace 44 años.

“El 10 de septiembre de 2023, el hielo marino en la Antártida alcanzó una extensión máxima anual de 16,96 millones de kilómetros cuadrados (6,55 millones de millas cuadradas), estableciendo un máximo récord en el registro satelital que comenzó en 1979, informó el Centro Nacional de Datos de Hielo y Nieve (NSIDC) en un comunicado publicado en su sitio web oficial.

La «banquisa» o hielo marino de la Antártida, nombre con el que se define a la «capa de hielo flotante» que se forma en las regiones oceánicas polares, sufre un deshielo y se derrite durante el verano, y se vuelve a formar en el invierno, estación que terminó recientemente en el hemisferio sur.

“El máximo de este año está 1,03 millones de kilómetros cuadrados por debajo del mínimo histórico anterior establecido en 1986. También está 1,75 millones de kilómetros cuadrados por debajo de la extensión máxima promedio de la Antártida entre 1981 y 2010”, apuntó el informe.

Y agregó: “Esta es la primera vez que la extensión del hielo marino no ha superado los 17 millones de kilómetros cuadrado”.

La imagen muestra la extensión del hielo en su máximo de 2023, el pasado 10 de septiembre. Foto: NASALa imagen muestra la extensión del hielo en su máximo de 2023, el pasado 10 de septiembre. Foto: NASAEn febrero, en pleno verano austral, el hielo marino de la Antártida alcanzó su punto más bajo, con una extensión mínima de 1,79 millones de kilómetros cuadrados, un récord de derretimiento, según el NSIDC.

«En el Ártico, donde ahora termina el verano, el hielo marino alcanzó su extensión más baja del año, con 4,23 millones de kilómetros cuadrados. Es el sexto registro más bajo en 45 años de datos. La banquisa se volvió a formar a un ritmo inusualmente lento, a pesar de la llegada del invierno. Durante décadas, el hielo marino se mantuvo estable o incluso se expandió ligeramente», explicó el centro de monitoreo.

El observatorio estadounidense agregó: «Desde agosto de 2016, la tendencia relativa a la extensión del hielo marino antártico ha experimentado un fuerte descenso, durante casi todos los meses» del año, pero esta tendencia parece ya «vinculada al calentamiento de la capa superior del océano«.

De todas maneras, también aclaró que se trata de “un anuncio preliminar” porque “los vientos cambiantes o el crecimiento tardío aún podrían aumentar la extensión del hielo antártico”. “Los científicos del NSIDC publicarán un análisis completo de las condiciones de septiembre en la Antártida y el Ártico a principios de octubre”, informó ese organismo.

Preocupación por la disminución del hielo marino en la Antártida.

“Existe cierta preocupación de que esto pueda ser el comienzo de una tendencia a largo plazo de disminución del hielo marino antártico, ya que los océanos se están calentando globalmente y el agua cálida mezclándose en la capa polar del Océano Austral podría continuar”, sugirió la NSIDC.

En paralelo, explicó que “el Océano Austral y su hielo marino es un componente importante del equilibrio energético de la Tierra, refleja la luz solar de regreso al espacio y sustenta un rico ecosistema en el borde del hielo”.

“Además, si la extensión dramáticamente menor del hielo marino continúa hasta el mínimo del verano de 2024 y más allá, una gran parte de la costa antártica quedará expuesta a las olas del océano y al clima marino”, advirtió.

Además, remarcó que esa situación “puede provocar dos impactos opuestos: la erosión del hielo costero más perenne y de las plataformas de hielo, desestabilizando la capa de hielo; o una mayor acumulación cerca de la costa, compensando en parte la amenaza del aumento del nivel del mar”.

Walt Meier, principal científico del NSIDC, concluyó que “no es sólo un año récord, es un año récord extremo».

La imagen que acompañó el informe del Centro Nacional de Datos sobre Hielo y Nieve (NSIDC). Foto: NSIDC.La imagen que acompañó el informe del Centro Nacional de Datos sobre Hielo y Nieve (NSIDC). Foto: NSIDC.La península antártica occidental es una de las áreas de calentamiento más rápido de la Tierra, y solo algunas áreas del Círculo Polar Ártico experimentan un aumento de temperatura más rápido.

En 2020, Greenpeace descubrió en la Antártida que las colonias de pingüinos barbijo en la isla Elefante se habían desplomado, y algunas de ellas habían disminuido en el número de individuos, hasta en un 77% en los últimos 50 años.

El casquete polar de la Antártida está perdiendo masa tres veces más rápido ahora que en la década de 1990 y está contribuyendo al aumento global del nivel del mar.

El rápido aumento de las temperaturas ya causó un cambio significativo hacia el sur en la distribución del krill, una especie clave para todo ser vivo que vive o se alimenta en la Antártida.

ES

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Vacuna antiaftosa: expectativa de ruralistas ante el nuevo escenario

Desde la Asociación de...

Estudiantes vs. Boca, en vivo, por la Copa de la Liga

Se prestan la pelota durante los primeros minutos. Algo...

Tensión en la marcha contra los despidos en el Estado: policía implementó el protocolo antipiquetes

La movilización la iniciaron empleados del INCAA, pero se...