Los tres datos de la economía por los que el Gobierno y el Banco Central ya hablan de recesión

Hay al menos tres datos que terminaron de convencer al Gobierno de que la economía comenzó a transitar la recesión. Se trata de la baja del déficit, las señales de descenso de la inflación en torno a un 20% y el desplome del crédito privado. Esos indicadores, entre muchos otros, empezaron a reflejar el impacto que tuvo el plan de shock sobre el consumo, la actividad y la inversión en el arranque del año.

«Cuando nos hablaban de 30% de inflación en diciembre, 30% en enero y 20% en febrero, nosotros decíamos que la gente no iba a convalidar esa suba, y lo están haciendo. Hubo precios que incluso han caído en términos nominales», señaló en las últimas horas el ministro de Economía, Luis Caputo, sugiriendo que la desaceleración en los precios estaría vinculada a la caída de la demanda.

Ya en diciembre, el plan diseñado por el ministro para Javier Milei preveía un sendero «contractivo» por la devaluación brusca, el salto inicial de precios (25,5% en diciembre) y un fuerte ajuste fiscal, luego del cual empezarían a descender los precios. Lo que no estaba previsto es que alcanzaran un pico tan alto: Caputo esperaba una inflación acumulada del 40% en el primer trimestre, y sería bastante más alta, del 65,5, según el REM y más de 100% si se mide desde diciembre a marzo.

El semáforo de la actividad económica, en rojo. Fuente: Econviews.El semáforo de la actividad económica, en rojo. Fuente: Econviews.

Así todo, la nueva proyección oficial para enero resulta bastante similar al relevamiento de mercado del Banco Central (21,9%). Ese mes se sintió el arrastre del shock cambiario, pero los precios se habrían moderado en parte por la «motosierra» sobre el gasto en obra pública y transferencias a provincias, junto con la licuación de jubilaciones y salarios, algo que ya venía ocurriendo y se aceleró.

En ese marco, el Banco Central reveló un desplome en enero de los préstamos en pesos al sector privado del 16% mensual en términos reales y un 41% interanual, afectados por la aceleración inflacionaria y una política de tasas negativas (muy por debajo del IPC) que indujo una caída igual de fuerte del stock de plazos fijos, es decir, el dinero que toman los bancos y usan para prestar.

«El crédito estaría reflejando el ingreso de la economía a una fase recesiva del ciclo económico, asociada con la elevada incertidumbre reinante al final de la administración anterior y la corrección de las distorsiones de precios y de los desequilibrios macroeconómicos acumulados encarada por el nuevo gobierno (en particular, el fuerte esfuerzo de consolidación fiscal actualmente en curso)», reconoció el Banco Central en su último informe monetario publicado el miércoles.

Tiempos «duros»

En su discurso de asunción de espaldas al Congreso, Milei advirtió que vendrían tiempos «duros», pero aseguró que “hay luz al final del túnel». Los últimos datos no son alentadores: después de acumular una baja de 1,6% en 2023, la actividad cayó un 5% interanual en diciembre por el impacto de la incertidumbre electoral, un deterioro que se habría agravado durante la transición, estimó Equilibra.

Ministro de Economía, Luis Caputo. Foto AFPMinistro de Economía, Luis Caputo. Foto AFP

En enero, en tanto, la caída del 28,2% del índice Construya (que mide la actividad de 11 empresas representativas en la construcción) y del 16,7% en la producción automotriz coincidieron con suspensiones y despidos por el parate de la obra pública y la extensión de vacaciones en algunas terminales por menores ventas a nivel local y la deuda comercial acumulada con proveedores.

En la industria del neumático, Bridgestone despidió a 50 operarios por la «caída de la demanda» y el gremio Sutna respondió con paros. «Los datos de nivel de actividad de arranque de 2024 tienden a confirmar la profundidad de la dinámica recesiva. En principio, en enero la merma en la demanda de bienes de consumo masivo habría sido de entre el 7 y el 8 % interanual», señaló el Ieral.

Por otra parte, la inversión cayó en diciembre 16,7% interanual en términos de volumen físico (sin contar el efecto de la inflación), el mayor retroceso desde las restricciones por la pandemia en agosto de 2020. En este caso, reflejó la estrepitosa caída de bienes de capital importados (40,5%) por el salto cambiario en diciembre, según un informe de Orlando Ferreres.

En ese marco, los economistas consultados por el BCRA esperan una contracción de la economía del 3% y un aumento del desempleo de casi 3 puntos al 7,8% en 2024. La incógnita es si esa receta bajará la inflación. Es que si el gobierno no consigue acumular dólares y reducir el déficit, el mercado no descarta otra devaluación, lo que aceleraría más los precios.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Así se juega el sábado de clásicos en la Copa de la Liga

Independiente-Racing, Huracán-San Lorenzo y Belgrano-TalleresLa cosa arranca en Avellaneda...

Milei le respondió al gobernador de Chubut por la copartipación: El Gobierno no financiará el despilfarro

La Oficina del Presidente emitió un comunicado en el...

Se formalizó la designación de Alfonso Peña al frente de la EBY

El Ejecutivo nacional publicó en el Boletín...

Milei quiere meter preso al que emita pesos, pero los economistas advierten que no es posible cerrar el grifo del todo

En su embestida contra el déficit cero, el presidente...