Quién conducirá el peronismo, sea en alza o en formato resistencia: la otra definición que dejará octubre

El peronismo enfrenta varias batallas simultáneas por estos días, que de alguna manera se dirimen desde hace años. Pese a tener el foco en intentar llegar al balotaje para lograr mantener el gobierno, Unión por la Patria se juega varias cosas más el próximo 22 de octubre. Más allá del resultado electoral, comenzará una etapa de nuevos liderazgos, sea victoria o derrota, y se transitará una reconstrucción.

En la presidencia de Alberto Fernández, las internas estuvieron a la orden del día y fueron protagonistas de la gestión, que denotó serias dificultades para mantener siquiera un discurso homogéneo entre sus principales dirigentes.

Leé también: Elecciones 2023: noticias, dónde voto, padrón electoral, candidatos y últimas noticias

Claro que la elección del candidato a presidente no estuvo exenta de polémicas. Al margen de la interna dirimida en las PASO, en el camino quedaron varios nombres de peso. Incluso la vicepresidenta Cristina Kirchner dijo en un acto público que “nuestro candidato era Wado” con el propio Sergio Massa al lado. Y el ministro de Economía sabe que tiene crédito limitado, con intereses que serán reclamados ni bien asuma, si es que gana.

Cristina Kirchner busca delegar la conducción del peronismo. (Foto: NA).

Cristina Kirchner busca delegar la conducción del peronismo. (Foto: NA).

Y es que el peronismo ya juega otra carrera, más a largo o mediano plazo: el día después de las elecciones. Si gana, todo indica que Massa tendrá la chance de liderar al peronismo, aunque tampoco será sencillo. Alberto Fernández no lo logró, aunque es cierto que tenía menos estructura propia. Pero el escenario es mucho más complejo si se pierde la presidencia.

Leé también: Wado de Pedro llamó a la militancia K a ir “casa por casa” y “corazón a corazón” a pedir el voto por Massa

En un escenario de resistencia, no hay una figura clara para conducir. La elección obvia, de mayor ascendencia, es Cristina Kirchner, pero en más de una oportunidad manifestó sus ganas de correrse del centro. Es el turno de “los hijos de la generación diezmada”, explicó incontables veces ante el obstinado pedido de que sea -una vez más- la responsable de los destinos del movimiento y el país.

Así, quien podría llegar a ser el referente de un peronismo disminuido es Axel Kicillof. El gobernador bonaerense es el que mejor parado está para obtener la reelección, aunque no es cosa juzgada ni mucho menos. Pero si Unión por la Patria llega con chances a octubre, será en gran parte por el aporte del mandatario de la provincia de Buenos Aires.

El caso es que Kicillof tiene una disputa con otro peso pesado: Máximo Kirchner. Y la tiene por la conducción del peronismo/kirchnerismo pero también a nivel personal. Por diferencias respecto de la construcción política se distanciaron en el último tiempo, con roces que tomaron alcance público. El último fue por una frase del Gobernador sobre crear “una nueva canción” que ya no hable solo de “Perón, Evita, Néstor y Cristina”, expresión que cayó muy mal en los popes de La Cámpora.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, está distanciado del líder de La Cámpora, Máximo Kirchner. (Foto: NA)

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, está distanciado del líder de La Cámpora, Máximo Kirchner. (Foto: NA)

“No soy músico, soy militante”, dijo Máximo con ironía y remató: “Más allá de los pentagramas, hay que poner mucha atención en la gestión”. Horas más tarde, la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, respondía a una consulta sobre los dichos de Kicillof con una canción de Patricio Rey y sus Redonditos de ricota: “Yo y también yo”, acusándolo de personalista. No obstante, ante la consulta de TN, desde el entorno de la jefa comunal aseguraron que se trataba de un “tema terminado”.

Antes, se habían cruzado por la negativa del bonaerense de ir por la presidencia y optar por ser reelecto. La Cámpora pedía que Kicillof fuera el candidato en la Nación porque era el que mejor medía en las encuestas, pero no lo pudieron convencer. Ni el propio Máximo Kirchner, que incluso lo manifestó en público en más de una oportunidad.

El otro encontronazo fue el desembarco de intendentes K en el gabinete provincial tras la derrota en las PASO. La disputa en los distritos también fue feroz, antes y después de las primarias, entre los que se posicionaron del lado de la agrupación K y entre los que se mantuvieron leales al gobernador.

Sucede que la crítica del mandatario es tal vez contraria a la interpretación de La Cámpora. Si algo no logró estos años el peronismo eso de que “el candidato es el proyecto”. A la fecha, no hay un heredero claro de la última líder del peronismo, Cristina Kirchner. Y su herencia será la próxima gran pelea del justicialismo, gane o pierda en octubre.

Por Sebastián Simonetti, para TN

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

El Gobierno prepara un paquete de leyes combi y retoma las negociaciones con la oposición

Guillermo Francos y Santiago Caputo llevan adelante las gestiones...

Boca recuperó a «Pipa» Benedetto, pero no a Fabra y espera por Lema

El equipo se prepara para el duelo ante Belgrano...

Goya: apareció un yacaré e impactó a todos

La dimensión de éste...