Por el salto del blue, fabricantes de consumo masivo aplican subas de hasta el 30% previo a las elecciones

La escalada del dólar blue empezó a trasladarse a las góndolas con una ola de remarcaciones. Después de una semana en la que la cotización saltó un 11% a $ 980, las fabricantes de consumo masivo ajustaron los precios con subas de hasta el 30% a partir de este domingo. De esa manera, apuntan a cubrirse del impacto de la corrida cambiaria previo a las elecciones, mientras otros productores directamente suspendieron sus ventas ante la incertidumbre.

«A partir de este domingo, una empresa sube el agua mineral un 10%, y otra un 30% las aguas y un 10% las gaseosas», confirmaron fuentes de supermercados mayoristas, en donde dicen haber recibido ajustes de Nutreco (Sierras de los Padres), Cellier (Prodea), Cunnington y algunos productos de Coca Cola, como la bebida Monster, aunque desde la multinacional negaron que hubieran efectuado aumentos por fuera de la pauta oficial o que fueran a hacerlo.

En los supermercados, observan que poco a poco varias empresas abandonan el programa Precios Justos o reducen su portfolio de productos dentro de esa canasta, lo que afecta el abastecimiento. La semana pasada, Clorox anunció aumentos en sus productos de limpieza (Ayudin, Poett, Selton, Mortimer) y en otras categorías suspendieron la venta, como Revlon, Media Naranja y yerba Don Arregui.

Algunas distribuidoras de aguas y gaseosas salieron a repartir el martes pasado nuevos listados en la Ciudad, cuando el blue se acercaba a los $ 1.050. En respuesta, comercios, como bares, almacenes y autoservicios, ajustaron los precios de las bebidas el jueves, el día que se conoció que la inflación de septiembre fue del 12,7%.

Después de la devaluación posterior a las PASO, el Gobierno congeló el dólar mayorista a $ 350 y acordó subas del 5% mensual hasta fines de octubre en 50.000 productos que se comercializan en grandes cadenas de supermercados y mayoristas. A cambio, ofreció beneficios fiscales y el acceso a dólares al valor oficial para importar insumos. Sin embargo, la aceleración de precios en agosto y septiembre (sobre todo en alimentos) complicaron el esquema de contención.

En ese marco, muchas empresas canalizaron los aumentos en comercios de cercanía, donde no rige el programa oficial. Y en el último tiempo, también en mayoristas, donde los productos suben una vez por mes y aquellos con alto componente importado hasta dos veces. «Dicen que tienen muchos insumos que se mueven al ritmo del dólar blue, proveedores de plástico, esencias para jugos y gaseosas», explicaron en un super, respecto a las aguas y gaseosas.

«En un mes en el cual el dólar oficial se mantuvo congelado y el 40% de la canasta estuvo sujeta a acuerdo de precios, la inflación volvió a acelerarse. El de un congelamiento de precios masivo no logró anclar las expectativas, que responden cada vez más a una fuerte sensación de inestabilidad. En solo 9 meses la suba de precios minoristas asciende a 103%», señaló un informe de la consultora LCG.

Las fabricantes de consumo masivo reconocen que la situación es muy «sensible». Con una inflación corriendo al 12% mensual, consideran que la pauta monitoreada por la secretaría de Comercio, que encabeza Matías Tombolini, es «cortísima». «El programa Precios Justos era una lista de productos y ahora migró a todo el portafolio, está mas resentido, es más generalizado el ajuste», señalan en una compañía líder.

A la hora de actualizar listas, las empresas bajo el radar oficial aseguran que no es tan fácil trasladar incrementos, ya que deben evaluar varios factores. Uno de ellos es el miedo a sufrir mayores restricciones para acceder al cada vez más escaso dólar de $ 350 para importar. «Hay un montón de cosas en la negociación, los permisos SIRA, no es solo el acuerdo de precios, hay un montón de cosas en juego», explican.

Mientras en los autoservicios hablan de un «descontrol» en los precios, el Gobierno asegura que se está cumpliendo la pauta del 5% en los sectores previstos. “Los alimentos se manejan con el dólar oficial para importar, no debería haber presiones”, explican en Comercio. La intención es sostener los acuerdos hasta fin de mes y «renegociarlo» en los últimos días. No obstante, reconocen que puede haber faltantes de arroz, aceites y en casos «puntuales».

En otros rubros, como el de artículos para oficina, una fabricante de abrochadoras suspendió las ventas. «No entrega», señalaron en un comercio. Un importador de cuadernos y confecciones en papel comunicó subas del 35% y en los últimos días adicionó otro 30%, mientras que la resma de papel aumentó un 12%. Y el toner para impresora subió un 10%. «Todos están al borde de un ataque de nervios, tienen miedo de perder, de no reponer», agregó la fuente.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Fernando Peña: una inolvidable voz en la radio

El 17 de junio de 2009 mufió...

Milei viajará a Rosario para participar de las celebraciones por el Día de la Bandera

El oficialismo inicia una semana clave en la...

Asistencia para la mujer

El Ministerio de Salud...

Canadá, el primer rival de Argentina en la Copa América: con una superestrella y un equipo que busca quedar en la historia

ATLANTA (enviado especial).- Estaba llamada a ser la Generación...