Rosario: una trama de venganzas y presiones políticas detrás de la investigación a un importante fiscal anti narco

La Comisión Bicameral de Acuerdos de la Legislatura rosarina decidió este miércoles abrir un proceso disciplinario para analizar la conducta de Matías Edery, fiscal de la Agencia de Criminalidad Organizada del Ministerio Público Fiscal.

Esa es la noticia pelada. Pero detrás del «proceso disciplinario» a uno de los principales investigadores judiciales anti narco de la ciudad más caliente y violenta del país hay demasiados elementos de contexto como para no tenerlos en cuenta.

El «caso Edery» tiene de todo. Desde indicios concretos de actitudes cuestionables del fiscal hasta peleas de egos, internas sangrientas y vendettas impulsadas por políticos y traficantes a los que Edery y su coequiper histórico Luis Schiappa Pietra jaquearon más de una vez desde los tribunales.

Lo que ahora explotó en la Legislatura –y que sacudió a la sociedad santefesina ya de por sí curtida en escándalos– venía cocinándose desde septiembre pasado.

Por entonces los fiscales «anti balaceras» Pablo Socca y Miguel Moreno acusaron a Edery de filtrar información, ocultarles datos y beneficiar indebidamente a Mariana Ortigala, quien era su informante. Ortigala terminó presa y acusada por Socca y Moreno de ser la mano derecha del líder de «Los Monos» Ariel «Guille» Cantero en el negocio de las extorsiones y posterior lavado de dinero.

Por muchas razones Ortigala no es una más. Durante años fue persona de confianza de Esteban Lindor Alvarado, enfrentado a los Cantero en el negocio del narcomenudeo de Rosario.

Matías Edery, fiscal de la Agencia de Criminalidad Organizada del Ministerio Público Fiscal.Matías Edery, fiscal de la Agencia de Criminalidad Organizada del Ministerio Público Fiscal.Pero una disputa la hizo cambiar de bando. Por eso Alvarado la mandó matar (y casi lo logra). Por eso también se convirtió en la testigo estrella de Edery y Schiappa Pietra en el juicio en el que Alvarado resultó condenado a prisión perpetua por el homicidio del prestamista Lucio Maldonado en 2018.

El golpe contra Edery –el primero de muchos que recibió en las últimas semanas– fue durante la audiencia del 19 de septiembre en la que Socca y Moreno acusaron a Ortigala –y otros detenidos– de extorsionar a un agenciero para cobrarle protección y también de ser la testaferro de Cantero en la compra 15 propiedades, muchas de ellas de lujo.

En medio de esa audiencia de acusación –que en Rosario es pública y oral– se exhibieron chats entre Ortigala y Edery que para Socca y Moreno demuestran connivencia de entre ambos. Al parecer la fiscal regional Laura Iribarren les había ordenado que no hicieran públicos los chats alegando que ponían en riesgo tanto a la informante (blanqueada como tal por Edery) como a investigaciones en curso. Pero no le hicieron caso.

Mariana Ortigala, acusada de ser la mano derecha del líder de Mariana Ortigala, acusada de ser la mano derecha del líder de «Los Monos» Ariel «Guille» Cantero en extorsiones y lavado de dinero.Socca y Moreno ventilaron todo y lo que ocurrió ese día tuvo consecuencias. Las más formales fueron el inicio de una causa penal contra Edery –en la que aun no fue acusado– y el proceso disciplinario, que se decidió abrir este miércoles.

En medio de la tormenta, el pasado 27 de septiembre, el propio Matías Edery hizo un sólido descargo de 72 páginas ante el auditor General de Gestión del Ministerio Público fiscal.

«La materia en la que me desempeño en el MPA exige relaciones y modos de investigar diferentes a otras áreas. Así como, por ejemplo, en delitos sexuales y violencia de género se trabaja validando la palabra de la víctima; en salidas alternativas se tiende a la solución del conflicto por vías no tradicionales», sostuvo Edery recalcando que hay datos que, por seguridad, no deben ser ventilados y lo limitan en su defensa pública.

Del árbol caído y la leña

Investigar a personajes poderosos siempre acarrea riesgos. Esta es una verdad que supera el caso del fiscal Matías Edery y lo que en definitiva resuelva la Legislatrura o la Justicia sobre su desempeño.

Schiappa Pietra y Edery en el juicio en el que Alvarado resultó condenado a prisión perpetua. Foto Archivo / Juan José GarcíaSchiappa Pietra y Edery en el juicio en el que Alvarado resultó condenado a prisión perpetua. Foto Archivo / Juan José GarcíaEstos riesgos a veces se traducen en amenazas concretas, como las que vienen sufriendo hace años tanto Edery como Schiappa Pietra. Otras veces el peligro viene más triangulado. Y un poco de esto hay en lo que esta ocurriendo dentro del Ministerio Publico de la Acusación (MPA) de Rosario.

Del árbol caído muchos hacen leña. Y uno de los pesos pesados en anotarse a la hora de las piñas fue Esteban Lindor Alvarado señalado como uno de los grandes capos del narcomenudeo en Rosario.

Patrocinado por su abogado Pablo Morosano, Alvarado presentó una denuncia de 29 páginas contra Edery y Schiappa Pietra. Se basó en los chats exhibidos en la audiencia de acusación contra Ortigala. A ella la defensa del narco la señala como la informante que, con reserva de identidad, implicó a Alvarado en la causa por narcotráfico en la que fue condenado a 15 años en 2022.

Esteban Lindor Alvarado, capo narco enfrentado a los Cantero en el negocio del narcomenudeo de Rosario. Foto Archivo / Juan José GarcíaEsteban Lindor Alvarado, capo narco enfrentado a los Cantero en el negocio del narcomenudeo de Rosario. Foto Archivo / Juan José García«Mariana Ortigala cometió delitos con la total tranquilidad que le daba la cobertura y protección de la fiscalía, relación de cobertura que en reiteradas oportunidades, según los testigos, se jactaba de poseer», dice el escrito presentado el martes ante Socca y Moreno y al que Clarín tuvo acceso.

Los delitos que Alvarado imputa a los fiscales que lo condenaron son «asociación ilícita» , «incumplimiento de los deberes de funcionario público», «omisión de persecución penal» y «encubrimiento agravado».

La arremetida de Alvarado se sumó a la del senador peronista Armando Traferri, quien en 2020 resistió, con ayuda de sus pares, el desafuero pedido por Edery para investigarlo por proteger a un capitalista del juego ilegal.

El jueves 21 de septiembre pasado, la misma semana en la que Socca y Moreno acusaron a Edery, el senador Traferri sorprendió a todos pidiéndole a la Cámara Alta que le sacaran los fueros para someterse sin trabas a la Justicia.

No es ningún detalle que en la investigación que apuntó a Traferri fuera detenido por cobrar coimas el ex jefe de los fiscales de Rosario, Patricio Serjal. Tampoco parece casualidad que la acusación contra Edery haya puesto sombras sobre la figura del «informante», de enorme utilidad en investigaciones complejas.

MG

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Vacuna antiaftosa: expectativa de ruralistas ante el nuevo escenario

Desde la Asociación de...

Estudiantes vs. Boca, en vivo, por la Copa de la Liga

Se prestan la pelota durante los primeros minutos. Algo...

Tensión en la marcha contra los despidos en el Estado: policía implementó el protocolo antipiquetes

La movilización la iniciaron empleados del INCAA, pero se...