Mundial de rugby 2023: las lecciones que deben tomar Los Pumas de la estrepitosa derrota ante los All Blacks

En París no hubo equivalencias. Nueva Zelanda fue superior en todas las facetas del juego a Los Pumas y le ganó en un aspecto en el que, quizás, se habrían podido equilibrar las diferencias que se imaginaban en la previa: la defensa, que evidentemente nos tenían muy estudiados y no fallaron.

Fotos Emmanuel Fernández / Enviado especial - CLARIN Fotos Emmanuel Fernández / Enviado especial – CLARIN Aparte de todas las variantes ofensivas y la calidad individual que tienen, los de Oceanía ganaron en las formaciones fijas, en el contacto, fueron tremendamente agresivos y pese a la lluvia solo perdieron dos o tres pelotas. Fue un desarrollo desbalanceado.

Los Pumas salieron a mil, hicieron un desgaste grande en los primeros minutos tratando de quebrar la defensa de los All Blacks y solo consiguieron tres puntos. Se notó en muchos jugadores que caminaron bastante, no solo por el gasto físico del encuentro de hoy sino la acumulación durante toda la Copa del Mundo.

Había expectativa y esperanza, claramente, siempre se la tiene, pero la realidad nos acomodó. Los cuatro equipos que se cruzaron de un lado del cuadro (Nueva Zelanda, Francia, Irlanda y Sudáfrica) estaban por encima de los que quedaron del otro (Argentina, Gales, Inglaterra y Fiji). Estaban en otro nivel antes del Mundial y lo estuvieron durante el Mundial. Los cruces quizás no fueron los ideales.

Para pelearle un partido a Nueva Zelanda tenés que mantenerte cerca en el resultado por lo menos 60 minutos, porque cuando sacan diferencia como pasó en París juegan con tranquilidad y se florean. Son prolijos, casi no cometen errores, pero con ventaja empiezan a arriesgar, incluso con la lluvia que hubo por momentos. Por eso lo que hicieron este viernes fue una cosa de locos.

Fotos Emmanuel Fernández / Enviado especial - CLARIN Fotos Emmanuel Fernández / Enviado especial – CLARIN Nos deja tranquilos que Los Pumas dieron todo hasta la última pelota, pese al cansancio, los golpes y la diferencia en el tanteador, buscaron salir desde abajo. Mateo Carreras -que se ha ganado un lugar indiscutiblemente-, Marcos Kremer y Facundo Isa me emocionaron.

Pero como toda derrota deja lecciones. Esta Selección falló en el ABC de este deporte: en la obtención tuvimos problemas (scrum sobre todo y también algunos lines se perdieron); en la defensa se quiso ir a la pesca con los tackles y en primera línea nos faltan esos jugadores; y en ataque intentó pero no encontró nunca la llave, los All Blacks fueron por el eje, se desplegaron, usaron el pie con sombreros y muchas variantes más, fueron implacables.

Esto no se terminó acá, el Mundial tiene una medalla por resolver y hacia ese tercer puesto deben ir Los Pumas, pasando página rápidamente.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas