Nulo impacto del boleto «sin subsidio» en el sistema de transporte correntino

El Ministerio de Transporte de la Nación lanzó entre el miércoles 18 y jueves 19 una polémica medida que seduce a los usuarios a renunciar verbalmente o a través de vías online a los subsidios aplicados en las tarifas de transporte y, en consecuencia, a pagar una «tarifa plena», es decir, haciendo contradictoriamente cargo a su cuenta personal la compensación que ya abona a través del pago de otros impuestos para abaratar el costo del servicio.

El trámite, anunciado por el propio ministro de Transporte, Diego Giuliano, es «optativo», es decir, que de no solicitarse verbalmente al conductor que habilite esta opción frente a la máquina que registra el pago del boleto a través del sistema Sube, o se tramita previamente vía online que la tarjeta con la que se paga quede marcada con esta decisión, los boletos pagados siguen cobrándose junto a la compensación que los respalda con el pago de otros impuestos.

Fuentes consultadas por EL LIBERTADOR, aseguraron que el anuncio tuvo impacto nulo en el ámbito local, puntualmente que «ningún usuario registrado en el distrito, ni el Norte del país, decidió optar por pagar el costo del boleto con la modalidad «libre de subsidios», a más del doble de su valor.

Al contrario, la medida, que ya rige en todo el país, generó controversia en el ámbito nacional y voces críticas en el contexto local, de extrema urgencia, con índices de inflación al doble de lo esperado en 2022 para el año en curso.

NUEVAS

INTERROGANTES

SOBRE LA

TRANSPARENCIA

DE LOS FONDOS

PÚBLICOS

En Corrientes, mientras organizaciones de usuarios y consumidores anticipan descargos con severas objeciones al anuncio, que desde ayer jueves también fue habilitado vía online, funcionarios de transporte, empresas y ciudadanos elevan objeciones hacia la medida, calificándola, en contraste a la elevada presión tributaria que persigue a la producción y al consumo en el Norte argentino, «otra muestra de hipocresía» y de «cinismo», contraria al desarrollo equitativo del país.

A escasos meses de la aplicación de nuevos valores en el sistema de transporte local, el anuncio del ministro Giuliano abrió nuevamente el debate sobre el sistema de subsidios en el transporte público y cómo se financian.

En el ámbito local, los defensores de la medida anticipan que la misma permite «una mayor transparencia en la asignación de recursos», mientras que sus críticos sostienen que se trata de «otro golpe financiero a los usuarios», que «menoscaba derechos esenciales» consagrados constitucionalmente, y «esconde información crucial», en relación al destino de los fondos que deben ser dirigidos a pagar esa compensación.

Críticas, reclamo de

deudas y actualizaciones

El secretario de Transporte de la Municipalidad de Corrientes, Jorge Sladek, en declaraciones radiales, calificó al anuncio de una «medida hipócrita» del Gobierno central, y recordó que lejos de proponer cambios en el sistema de transporte, la cartera debe actualizar las transferencias que debe girar a las firmas prestatarias para que antes de fin de año puedan afrontar sus compromisos salariales junto al pago de aguinaldo, y financiar el impacto de la escalada de precios en partes de repuesto, insumos y combustibles.

«Venimos hablando, avisando, comentando, quejándonos, haciendo todo lo pertinente para que se oiga la voz del Interior. En la Capital esta cuestión que realmente ha generado tantos pesares, no sólo económicos para los usuarios, sino también en lo que respecta a una correcta prestación de un servicio. A esto se agrega la hipocresía del Gobierno nacional que no tiene límites», dijo Sladek, e insistió: «El anuncio de Giuliano es una barbaridad; con toda la afectación que tiene la gente, hoy por hoy, este subsidio resuelve parte de la falta de dinero».

«La verdad es que este Plan Platita, lo único que hizo fue menoscabar el dinero de los ingresos mensuales que tienen las familias; poner a una página de disposición para que la gente renuncie a un subsidio de transporte, que es prácticamente una necesidad de primera de cada uno de los núcleos familiares, me parece prácticamente una tomada de pelo», sostuvo, y remarcó: «Obviamente que a nosotros, en lo que respecta al Interior, nos afecta muchísimo, en cuanto al valor económico».

A la Municipalidad de Corrientes la medida «obviamente que no sólo cae mal, sino, estrictamente, es una tomada de pelo a la ciudadanía, tomar el pelo a los usuarios respecto a todo ese tema de subsidios», dijo el Secretario de Transporte, y concluyó: «El problema es la diferencia que tiene el reparto a nivel nacional con Amba. Entendemos, obviamente, que es un servicio distinto que se presta en la Capital del país, pero no por eso implicaría que se esté llevando, como hoy por eso se está llevando el 85 por ciento de los auxilios nacionales».

Al servicio, «el ciudadano no tiene por qué estar sosteniéndolo; es hora de que el Estado nacional tome cartas en el asunto y se ponga a trabajar fuertemente», sostuvo, y remarcó que esto se suma a «la falta de importación de muchos repuestos que se necesitan para el material rodante, para mantenerlos en condiciones para circular y otras cuestiones más que realmente hacen que todo que sea cuesta arriba y, por ahí, a la prestación del servicio nosotros tratamos de mejorar, la tratamos de cuidar y controlar pero se torna muy difícil hacerlo».

.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas