Riquelme y su hermano, las SAD y La Bombonera Siglo XXI: todo lo que no se vio de la presentación de la fórmula de Macri e Ibarra en Boca

La maqueta de la Bombonera Siglo XXI se asoma sobre una mesa del salón auditorio. Justo frente al atril donde Andrés Ibarra y Mauricio Macri brindarán la conferencia de prensa. Se trata de la fórmula que intentará, según sus propias definiciones, “recuperar la gloria perdida”, una frase que el Ingeniero le atribuyó a Goyo Zidar, uno de los pioneros de aquel glorioso Boca que comenzó a construirse a fines de los noventa. Que tendrá en su lista a Mario Pergolini, el empresario mediático que acompañó a Jorge Amor Ameal en las elecciones de 2019. Que buscará ganarle a Juan Román Riquelme en los comicios del 2 de diciembre. Que tendrá artillería pesada. A fin de cuentas, el ex presidente del club y de la Nación, le apuntó al ídolo, a quien cuestiona como dirigente.

Sí, Macri volvió a la arena política de Boca y será la gran figura del espacio opositor, más allá de que haya decidido ocupar el segundo lugar de la nómina. Con firmeza, disparó contra Riquelme en la conferencia de prensa que brindó al mediodía en el Yacht Club de Puerto Madero y se mostró con otros referentes de la época dorada por la tarde, durante una reunión de socios celebrada en el Sindicato de los Gastronómicos. Hasta hubo un video de Martín Palermo manifestando su apoyo. ¿Será el próximo técnico? ¿O se hará cargo del equipo su ex socio de ataque, Guillermo Barros Schelotto? “En los próximos días vamos a dar a conocer el nombre”, dijo Ibarra.

Con saco y camisa, un look que ambos compartieron y marca el código de vestimenta que caracterizó al PRO durante la gestión macrista, Ibarra se sentó frente al auditorio de periodistas y utilizó un Ipad como ayuda memoria. A su lado, el ex presidente escuchó y al rato, le pidió una lapicera a uno de sus custodios. Hizo algunas anotaciones. Y cuando el ex gerente del club y ex ministro de modernización terminó con su prolegómeno, explicó las razones de su regreso. Y le marcó la cancha a Riquelme.

Macri, tirando la camiseta de Boca. Foto: Emma FernándezMacri, tirando la camiseta de Boca. Foto: Emma Fernández“Todos entendimos que era un honor y Boca estaba por encima de cada uno de nosotros, todos tenían que entender que Boca era más grande que cualquiera, y me costó el enojo de la primera camada, pero ellos entendieron que estaban equivocados, el Mono Navarro Montoya, Blas Giunta, el Colorado Mac Allister, con quien años más tarde batallamos en La Pampa… Porque todo esto está en duda es que estoy acá, con tristeza y dolor. No lo puedo abandonar a la arbitrariedad, el autoritarismo, y la improvisación. Por ese camino, Boca no tiene futuro”, reflexionó.

Entonces, empezó a hablar de su relación con Riquelme. “Con mucho orgullo lo fui a buscar a las inferiores de Argentinos Juniors, lo hicimos debutar con Bilardo, y no solo eso, después aprovechamos el conflicto que tuvo con Villarreal y lo trajimos de vuelta. Y muchos me lo cuestionaron porque costaba muchísimo el contrato de Román, pero el cartonero rompió el chanchito”, enfatizó con una sonrisa.

Otros tiempos: Macri con Riquelme Otros tiempos: Macri con Riquelme “Pero eso hoy ya no está, no existe ese espíritu de cuerpo, ese respeto del día a día con jugadores y socios. No entiendo cuando él dice que Boca es el patio de su casa y actúa como si fuese su casa. Y no, Boca es una de las instituciones deportivas más grandes del mundo, y todos debemos entender que estamos para Boca, acá hay que venir a dar, no a sacar”, agregó.

Macri mencionó al Chanchi, el hermano de Riquelme. “Nadie lo votó y maneja el club por orden de Román”, dijo. También, habló de “la rabona a Yepes”, cuando en realidad fue un caño del ex enganche al colombiano durante el clásico de la Libertadores 2000. Lo hizo en referencia a las capacidades de Ibarra: “Tampoco va a meter un pase como el que le dio a Martín Palermo para el gol al Real Madrid, pero es alguien preparado, honesto, y conoce el club como nadie”.

También le preguntaron por Javier Milei. “Ya tenemos arquero”, bromeó al recordar el pasado del candidato de la Libertad Avanza en las divisiones inferiores de Chacarita. “Como muchos hinchas de Boca, quiere volver a ver esa institución respetada y competitiva”, afirmó sobre los deseos del diputado.

Y respondió sobre las Sociedades Anónimas Deportivas que tanta polémica despertaron el fin de semana, cuando los clubes atendieron el pedido de Claudio Tapia y jugaron una carta fuerte a favor de Sergio Massa: “Creo que el mundo ha tomado una dirección y creo, como persona que cree en la libertad, que cada club debe poder decidir cómo se quiere organizar, nadie lo puede obligar. Si hay socios de clubes que creen que es mejor convertirse en Sociedades Anónimas Deportivas hay que dejarlos, que cada una decida. Boca nunca decidiría cambiar, pero hay otros clubes en el país que es factible para ellos, porque ven por televisión lo bien que les va a equipos europeos que tienen ese tipo de normativa”.

Ibarra también fue duro. Trató de hipócrita a Riquelme. Dijo que quiere posicionar a Boca entre los primeros cinco clubes del mundo. Ponderó el proyecto Bombonera Siglo XXI que demandará cuatro años. Aseguró que disolverá el Consejo de Fútbol porque “contamina el vestuario y le quita autoridad al técnico”. Y cuando Clarín le preguntó por la sensación que tiene Román, que ganará las elecciones “85 a 15”, contestó “hace rato que no lo escucho decir lo mismo. Estamos bien”. La encuesta a la que accedió Clarín marca una ventaja de 7 puntos a favor de Riquelme.

La maqueta del nuevo estadio de Boca. Foto: Emma FernándezLa maqueta del nuevo estadio de Boca. Foto: Emma FernándezEntre los proyectos de Ibarra, además de la construcción del nuevo estadio, está la formación de los juveniles, más allá de su futuro como futbolistas, y del fortalecimiento de las disciplinas deportivas.

Y aseguró: “No se puede maltratar a los ídolos del club. Hay una lista eterna. Salvio, Pavón, De Rossi, Almendra, Agustín Rossi, que nos ha dado tantas alegrías”. También, cuestionó que no se haya realizado la repesca de Mateo Retegui.

Después de la foto de rigor, Macri fue abordado por los movileros que querían respuestas sobre el debate entre Milei y Massa y la coyuntura nacional. El ex presidente salió agobiado, pero airoso. Su cabeza está puesta en Boca, más allá de lo que suceda el domingo en el balotaje. ¿Le alcanzará el brillo del pasado para destronar al astro de Don Torcuato?

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Asistencia para la mujer

El Ministerio de Salud...

Euro 2024, en vivo: Francia, uno de los candidatos, se mide ante Austria

Austria llegó por la izquierda. Michael Gregoritsch tiró el...

Ley Bases: el Gobierno presiona a los gobernadores para que asuman el costo político de restablecer Ganancias

Lisandro Catalán, secretario del Interior y mano derecha de...