martes, 16 julio, 2024

Por qué los autos del futuro nunca van a volar

Vimos nacer a Siri y Alexa y ya los hemos integrado como nuevos miembros de la familia. Confiamos en ellos, pero parece que la confianza en la tecnología, especialmente en los autos autónomos, eso que pensábamos hace años que iba a ser realmente el peak de la tecnología, está tomando otro camino y no es precisamente el de ser algo en lo que confiamos. No es solo que nuestros vehículos autónomos no nos lleven todavía al trabajo mientras dormimos una siesta; es que además, cada vez nos fiamos menos de que lo hagan sin lanzarnos por un precipicio.

Según un estudio reciente, la confianza del consumidor en vehículos totalmente autónomos y autosuficientes sigue en descenso por segundo año consecutivo. Y esto no es por un mero capricho del consumidor, sino el resultado de una combinación de falta de conocimiento general sobre el desarrollo de la tecnología de vehículos autónomos y una cobertura mediática que tiende a resaltar los fracasos en las pruebas y los incidentes relacionados con los robotaxis.

«El problema son las expectativas. La gestión de expectativas es crucial en cualquier industria, pero especialmente en tecnología digital», sostiene en este video el profesor de Escuela de Negocios, Pablo Foncillas.

«Es esencial que los desarrolladores y las empresas tecnológicas se comprometan a una comunicación honesta y transparente con los consumidores. Deben establecer expectativas realistas y cumplir de manera consistente con lo prometido, para construir y mantener la confianza a lo largo del tiempo», completa.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

El Gobierno anunció la disolución de la AFI: será reemplazada por una secretaría que tendrá cuatro agencias

El organismo volverá a llamarse SIDE y dependerá directamente...

Asaltos de carne: el brutal plan de Rusia para ganar terreno en la guerra de Ucrania

En el frente, los soldados ucranianos utilizan un término...